Análisis: Days Gone

por Josh_Cell el 24 marzo, 2020
Videojuegos
Detalles
Item analizado

Days Gone

Autor
24 marzo, 2020
Género

Aventura

Duración

Hasta 50 horas aproximadamente.

Creador/es

Sony Bend Studio

Argumento

El mundo se ha visto asolado por una infección que ha transformado a millones de personas en salvajes criaturas que matan y deboran a los supervivientes en este escenario apocalíptico. Deacon St. John es uno de esos supervivienes, errante junto a su amigo Boozer, trabaja con distintos campamentos haciendo encargos, y lidiando con el día a día. Un día, la visita inesperada de un helicóptero de una organización llamada NERO, trastocará sus planes de futuro y planteará una situación para la que había perdido toda esperanza.

Días perdidos

Bend Studios se puso las pilas para esta generación y dar el salto de portátiles a sobremesa con Days Gone, el primero desde los tiempos de Syphon Filter: The Omega Strain, casi nada. No solo eso, sino que lo harían con una nueva IP que mezclaría mundo abierto, escenario post-apocalíptico y hordas de infectados. Muchas cosas nuevas para este estudio, pero estando dentro de la familia Sony, y siendo un exclusivo, deberíamos encontrar un producto de calidad, ¿verdad?

Days Gone

Bandidos, asaltantes, errantes y fanáticos, son muchos de los enemigos humanos que encararemos.

 

A la sombra de otros

En Days Gone tomaremos el rol de Deacon St. John. Un motero ex-militar y superviviente del apocalípsis de infectados que ha convertido el mundo en una eterna batalla por la supervivencia. Junto a su amigo Boozer, pasa los días como errante haciendo trabajos para los campamentos cercanos de la zona rural donde están ubicados. Los días pasan para St. John haciendo encargos y visitando de tanto en tanto la tumba de su esposa, pero pronto las cosas van a cambiar cuando vea sobrevolar unos helicópteros con el nombre de NERO.

Days Gone cuenta con un sistema de historias un tanto particular. A medida que Deacon conozca nuevos personajes y lugares, se abrirán múltiples arcos argumentales. Estos se irán completando a medida que resolvamos misiones y encargos, y no pocas veces entrelazadas entre si. Sobre el papel es un formato interesante, pero sobre la práctica, no es algo que nos ofrezca una alternativa narrativa que se desmarque de lo habitual, y nuestra percepción de la historia será bastante lineal.

Encontraremos distintos personajes que nos darán misiones y desarrollarán su propia sub-trama.

El juego no necesita reinventar la rueda de la narrativa, y es algo que tampoco le vamos a pedir, pero en lo que sí habría estado bien que acertara es en satisfacer las propias pretensiones que propone dentro de su historia, y en eso no se luce tampoco. Days Gone intenta apelar a un desarrollo emocional y algunos temas adultos y sensibles como la superación de una pérdida, el sentimiento de culpa, la responsabilidad y compasión por las vidas de otros…, pero nunca logra ser efectivo, en parte por su protagonista (y el resto de personajes), en parte por la narrativa en sí, el formato, y otras decisiones incomprensibles.

Los 20 minutos iniciales de otra IP muy similar en temática exclusiva de Sony, como es The Last of Us, nos muestran os pormenores y orígenes de nuestro protagonista mejor de lo que consigue Days Gone con Deacon en las 45 horas que le he echado. Tanto a nivel emocional, motivacional, y finalmente en la empatía que proyecta hacia nosotros, Joel barre a Deacon y a cualquiera presente en Days Gone. Simplemente el juego no funciona en este sentido, y no consigue calarnos a nivel emocional. El juego de hecho, va perdiendo interés paulatinamente a nivel argumental, y aunque amaga con repuntes gracias a cambios geográficos o apariciones de nuevos personajes y facciones, jamás alcanza un nivel de interés aceptable.

Days Gone

No solo humanos, sino también animales infectados te atacarán.

Los aspectos más interesantes de hecho estarían en cuanto a la naturaleza de la infección y a la propia organización NERO, pero esto solo es un pequeño arco entre los muchos carentes de interés del juego, y es un débil impulsor para seguir jugando. Añadido a esto, algunas técnicas narrativas aplicadas son un tanto extrañas. Por ejemplo muchos de los flashbacks que veremos, intentan profundizar por ejemplo en la relación de Deacon con su mujer Sarah, pero estas suelen ser poco interesantes y un lastre de ritmo. A veces una secuencia cinemática nos muestra sucesos, como por ejemplo una huida de nuestro protagonista, y la secuencia se corta varias veces para reanudarse nuevamente donde estábamos, sin elipsis, y suponiendo tiempos de carga que no logro adivinar por qué existen porque no está cargando la acción en otra localización ni con otros personajes (recuerdo para navegantes, esto es un mundo abierto). Hay ciertas cosas que denotan más bien dejadez e incluso hecho deprisa o sin una debida planificación debida.

A veces tendrás que esconderte y escuchar.

 

Chico de los recados

Sin duda alguna el plano argumental y narrativo no es el punto fuerte de Days Gone, pero por desgracia tampoco es el punto más bajo, el cual recae en su sistema de misiones. Como dije antes, Days Gone se guía por una serie de arcos argumentales entremezclados relativos a Deacon y la gente que conoce en campamentos. Estos arcos evolucionan a medida que cumplimos misiones para personas de estos campamentos, y a medida que lo hacemos, nuestra reputación mejorará y obtendremos créditos exclusivos de cada campamento que nos permitirá comprar suministros, mejores armas, tunear nuestra moto, etc.

Por desgracia, muchas de estas misiones son un compendio de rutinas y misiones clónicas con excepciones más ligadas a las misiones más importantes, pero tampoco sin demasiados fuegos artificiales respecto a las demás. Muchas de las misiones más «recurrentes» se concentran en encargos del tipo capturar a determinados personajes, matar asaltadores, rescatar rehenes, etc…, Algunas requerirán habilidades de rastreo, y otras veces nos convendrá hacer uso del sigilo para no ser detectados y repetir la misión. Una vez empiezas a reconocer los patrones de misiones, Days Gone pierde a velocidad de vértigo todo su atractivo, y aunque se guarde bajo la manga misiones como la erradicación de hordas (reservado a cuando tenemos mucho más equipamiento), es muy poco y muy tarde.

Days Gone

Estos gorilas son una sub-especie de infectados. ¡Ojo!

Es especialmente doloroso ver misiones que consisten simplemente en ir a visitar la tumba de la esposa de St. John, y ya está. Y no ocurre una, o dos, o tres veces, sino más. Algunas de estas misiones te llevan más tiempo el traslado en moto que lo que hay que hacer en si (aunque contamos con viaje rápido, no pierdas de vista el medidor de gasolina), y puede llegar a ser molesto algo tan reiterativo y que no tiene apenas ningún «punch» emocional o alguna recompensa narrativa que nos haga justificar o defender estas secuencias, simplemente y principalmente molesta, y Days Gone demuestra que el principio de «menos es más» es muy cierto. Menos misiones «relleno», menos paseos por motivaciones «narrativas», y un mayor enfoque en lo esencial habría sido…, pues eso, esencial, valga la redundancia.

Pero no solo de misiones sale Days Gone trasquilado. Otro de sus grandes problemas a mi juicio es el mundo en el que se desarrolla. Muchos juegos de mundo abierto nos invitan a explorar y descubrir secretos o el lore a través de documentos y otros hechos. Por ejemplo Fallout es muy dado a presentarnos localidades como búnqueres, pequeños pueblos, etc., donde aunque no formen parte e su narrativa principal, nos muestran sub-historias, hechos pasados, etc., que hacen interesante la exploración dentro del juego. Days Gone en cambio no propone apenas nada de esto. El mayor incentivo a la exploración es encontrar las estaciones y lugares de aterrizaje de NERO, donde encontraremos potenciadores y grabadoras con relatos de esta organización y en relación a los infectados.

Estos bichos son de los más duros que encontrarás.

Pero más allá de esto, Days Gone desperdicia su geografía rural americana con restos de pequeños pueblos, granjas y otras localidades que apenas ofrecen ningún interés más allá de conseguir recursos. Localizar lugares emblemáticos es solo una de las múltiples propuestas de relleno sin verdadero fondo e interés, y en general tampoco hay apenas escenarios con identidad y presencia propia que les confiera algo más que un apelativo tipo «granja random NºX» o «pueblacho con cuatro casas Nº Y». Sí que el juego es algo más variado en cuanto a zonas geográficas que pueden presentar localizaciones más boscosas, más desérticas y montañosas, parajes nevados o incluso áreas arrasadas por el fuego y convertidos en campos de ceniza. El clima dinámico además añade cierta impredictibilidad y realismo al conjunto, pero es de lo poco interesante que puedo decir de un mundo tan aburrido e impersonal como sus misiones.

Days Gone

Cuando la horda te persiga, aprovecha el entorno y todo lo que explote.

 

No te sumes a la horda

Sin duda uno de los planteamientos más interesantes, de lo poco rescatable de Days Gone, son las hordas. Durante el juego nos cruzaremos con grandes masificaciones de infectados que pueden meternos en líos importantes. Estas hordas serán una amenaza a esquivar durante la mayor parte del juego, ya que no contaremos con suficientes recursos. Al conseguir nuevo equipamiento a lo largo de la partida, nuestras posibilidades de erradicarlas aumentarán. Sin embargo, para cuando llegue el momento de poder lidiar con una de estas, ya estaremos contando los minutos para que acabe el juego. Peor aún, los enfrentamientos contra hordas reflejan incluso más debilidades del juego, por ejemplo la IA. Es increíble cómo por ejemplo lanzar un objeto desde una posición ciega para los infectados puede acabar con la horda lanzándose a por ti. Más increíble aún es ver un grupo de infectados perseguirte y de pronto dejar de hacerlo por arte de magia, sin que haya nada que les impida hacerlo. Parece como si los infectados de las hordas estuviesen asignados a ciertas áreas geográficas que no pueden abandonas. Hazlo, salte de ese radio de acción y se olvidan de ti. Si te suena chapucero, se ve y se siente tal y como lo puedes imaginar.

Preciosa carga de texturas… y se quedan así toda la secuencia.

Es una pena todo esto porque en general en lo relativo a la acción me parece que tiene cosas buenas. El gamefeel en su vertiente shooter me parecen bastante bien resueltos, las armas tienen buen efecto balístico y se transmite bien en pantalla, al oído, e incluso en la vibración. Resulta sólido y agradable de disparar las armas, y el bagaje de equipamiento, recursos, etc, está bien y añadir todo ese componente de gestión, crafteo, y búsqueda de recursos, lo hace un poco más interesante, si bien no plantea nada nuevo realmente. La moto también es buena en sensación, en el control y estabilidad, es muy adaptable a distintos terrenos y la manejabilidad en drifts y otros movimientos es muy suave, algo bueno teniendo en cuenta que vamos a ir muuuucho tiempo en moto, aunque es una pena que apenas tenga posibilidades de combate y las que tiene sean muy limitadas.

He de admitir que Days Gone era un juego que me decía más bien poco, pero el resultado final es peor de lo que mis bajas expectativas preveían. No es ni siquiera un juego del que diga «estoy decepcionado», es más bien un juego vacío que pasa y se olvida. Eso es algo incluso peor que un The Quiet Man (esta es gorda, ¿eh?). Al menos con un juego malo como ese te queda algo memorable. Memorablemente malo de narices, pero las risas que te echas o que de incluso para hacer un podcast con pseudo-análisis psicológico, ya es más de lo que puedo decir de Days Gone, que simplemente existe y luego te olvidas que existe. Es tan inmensamente impersonal, sin identidad, sin nada interesante que ofrecer, sin una sola maldita mecánica, premisa o escena que digas: ¡Wow, eso es algo que impresiona!, y se vuelve tan reiterativo, carente de evolución e incluso alargado de más, que al final no queda apenas satisfacción tras decenas de horas malgastadas.

Days Gone

Un gran mundo para recorrer en moto y poco más.

Hay algo que me hace rascarme la cabeza sobre este juego más allá de su alarmante mediocridad genérica. ¿Por qué Sony dio luz verde a esto? Ellos ya tienen una saga con infectados que sale exitoso en muchos de los aspectos donde Days Gone fracasa, como es el caso de The Last of Us. Tienen juegos de mundo abierto como Horizon Zero Dawn con muchísima más identidad y mejor ejecución. El género de zombies o infectados ni siquiera está en su mejor forma, está diría yo en clara cuesta abajo, gracias a un mercado saturado de esta clase de juegos e historias, y Days Gone llega tarde para ofrecer un montón de nada. ¿Para quién estaban haciendo este juego? Sea como sea, no veo ni siquiera a los fanáticos del género teniendo a este juego en una posición destacada dentro de sus rankings personales. O quizás sí, pero por la parte baja.


Y hasta aquí el análisis de Days Gone. ¿Qué te parece lo que comenta Josh_Cell? ¿Opinas como él? ¿Coincides en los fallos que comenta? ¿Concuerdas con las calificaciones que le ha dado? Cuéntanos tu opinión en los comentarios más abajo y que la conversación continúe.

Si te ha gustado este artículo te recomendamos leer los otros publicados por el autor de éste, y los ya 300 publicados entre todos en el Magazine.

¡Nos vemos en el foro!

Lo Mejor

- Hay buen feeling de controles, gunplay, control de moto...
- Las hordas, si aguantas hasta que puedas despacharlas, resulta divertido.
- Hay algún destello interesante sin explotar en torno a NERO, los infectados...

Lo Peor

- ...pero la historia, personajes y narrativa en general es un fracaso en fondo y forma.
- Misiones increiblemente repetitivas a las pocas horas.
- Un mapa desperdiciado sin nada interesante que descubrir o explorar.
- Fallos de IA, algunos bugs y problemas de rendimiento...
- En general, todo es tan genérico y poco memorable, que no destaca ni para mal.

Calificaciones
Nota del autor
Nota de los lectores
Califica aquí
Gráficos
6.0
7.0
Jugabilidad
3.5
5.9
Historia
3.0
5.7
Banda sonora
5.5
5.1
En resumen:

Days Gone es una opción que no recomiendo si tienes muchos otros juegos pendientes, y aun si decides ir a por él, creo que es más que justo decir que tu experiencia va a ser significativamente decepcionante debido a la enorme redundancia de misiones, poca personalidad e imaginación, poco interés en el mundo que plantea tanto a nivel narrativo como en exploración, y en general, la experiencia vacía y carente de interés que transmite durante la mayor parte de su duración, la cual es incluso demasiado larga apra un juego que no engancha nada.

4.0
Total del autor
5.9
Total de los lectores
5calificaciones
Has calificado esto
¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
100%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.