Análisis: The Outer Worlds

por Josh_Cell el 27 febrero, 2020
Videojuegos
Recomendado
Detalles
Item analizado

The Outer Worlds

Autor
27 febrero, 2020
Género

RPG

Duración

30-40 Horas en profundidad

Creador/es

Obsidian Entertainment

Argumento

Un colono de la desaparecida nave "Hope" es sacado de criogenización y lanzado a un planeta desconocido. En su viaje, conocerá la colonia del sistema Halcyon, sus habitantes y corporaciones, y tendrá que tomar decisiones que afectarán al futuro de todos ellos.

PremiosRecomendado

Obsidian con hambre

El anuncio de la última aventura de Obsidian Entertainment levantó muchas expectativas allá por 2018. Con la presencia de los padres de Fallout, Leonard Boyasky y Tim Cain, no era para menos. El feeling de aquellas primeras imágenes nos daba una pista de por dónde irían los tiros: planetas exóticos, corporaciones explotadoras, y un sentido del humor ácido, en una aventura de rol en primera persona por los creadores de New Vegas. Y el resultado no se aleja de esas sensaciones. The Outer Worlds se siente como la confirmación de Obsidian como una de las mejores desarrolladores presentes en el mundo del RPG, pero también deja patente sus limitaciones.

The Outer Worlds

Exploradores de Halcyon

El juego inicia con nuestro protagonista siendo liberado de una cámara criogénica, y lanzado a un planeta desconocido en el sistema Halcyon por gracia de Phineas Welles. A partir de ahí se abrirá un amplio abanico de posibilidades sobre qué hacer y sobre todo cómo. Conoceremos las colonias de Halcyon, las distintas facciones, y la situación de todo el sistema estelar, al tiempo que averiguamos las intenciones de aquellos que nos rodean y qué hacer con la Hope: la nave colonial de donde fuimos liberados.

Esto es a grandes rasgos lo que el juego nos dejará caer en torno a la trama, pero The Outer Worlds trae consigo mucha riqueza en el universo que recrea. Tiene más similitudes a Fallout de lo que aparenta de primeras. Ambas obras son ácidas críticas a las grandes corporaciones o a la deshumanización, y presentan una distopía decadente pese a que en el caso que nos ocupa, ese apartado artístico vistoso en colores saturados parece querer enmascarar el fondo. Hay mucho de post-apocalipsis en The Outer Worlds, siendo una clara muestra el abandono de asentamientos dejados como pueblos fantasmas que encontraremos fuera de las zonas seguras.

El juego hace un buen trabajo en la presentación de un mundo futuro deshumanizado en su más decadente sentido, donde las corporaciones son dueñas de todo lo que no sea considerado salvaje o bandido, y donde la vida es prácticamente un producto más. La forma en la que se presenta a través de las tramas y los detalles en cada conversación, y cómo se desgrana esta sociedad corroída hasta los huesos, contrasta elegantemente con los toques de humor (bastante negro por lo general) que dotan de pinceladas más coloristas a un tono suficientemente oscuro. Esto es una de las grandes cualidades que he encontrado en The Outer Worlds: el querer conocer más sus tierras, sus gentes y sus facciones.

Afortunadamente, la presencia de compañeros que se apuntarán a nuestra travesía por Halcyon, garantiza más tramas y más profundizaje en este universo. Algunos como Parvati nos ganarán desde el principio a la mayoría por la facilidad de empatizar con ella y su adorable ingenuidad, pero también ahondaremos más en sus aspiraciones y personalidad gracias a la trama personal que se abrirá cuando se alíe a nosotros, igual que ocurre con el resto de compañeros que podremos reclutar. No es nuevo en los juegos de Obsidian contar con estas sub-tramas, pero siempre se agradece que pongan ese extra de contexto e interactividad a personajes que nos serán aliados muy útiles durante el juego. Esto lo veremos no solo durante el combate, sino también gracias a que potenciarán nuestros talentos, nos ayudarán a llevar más equipamiento, etc.

En su conjunto The Outer Worlds es más que sólido, pero me deja un pequeño matiz agridulce que cada uno valorará por si mismo. Es bastante notorio que, para un juego que nos permite libertad de elección y unirnos o enemistarnos con distintas facciones, el juego parece ya querer apuntar hacia ciertas entidades como aliados o enemigos. Quizás sea una jugarreta del subconsciente por parte de Cain y Boyasky, pero les habría venido bien enfatizar mejor la ambigüedad de las facciones y personajes que nos topamos, y no lanzarnos a veces tantos momentos «a la cara». Hay veces que no siempre es tan claro cual es la mejor elección, o se nos presenta un conflicto entre facciones grises, pero es inevitable pensar que desde la misma concepción del juego y el universo de The Outer Worlds, había ganas de señalar con el dedo, y dejarlo claro.

The Outer Worlds

 

Debes elegir, ¡y debes hacerlo ya!

Y por supuesto no pueden faltar las facciones. Ya lo vimos por ejemplo con New Vegas y en The Outer Worlds, Obsidian nos trae un mundo donde podremos elegir mediante nuestras decisiones a qué bandos apoyar o a quienes tener en contra, y no siempre vas a poder encontrar una solución que contente a todos o a la mayoría. Tendrás que conocer a los habitantes de Halcyon, su situación, y el papel que juega cada uno. Entonces, tendrás que conocerte a ti mismo para saber qué decisión tomar, a quien apoyar y a quien aplastar. Y para ganarte la confianza o la enemistad de cada uno, nada mejor que hacer algunos recaditos…

Las misiones en The Outer Worlds pueden influir mucho en como te perciban las distintas facciones, y no hay nada mejor que ganarte el favor de estos trabajando para sus gentes y resolviendo sus problemas internos. Sin embargo, que te pillen robando, matar habitantes, etc… será visto como un ataque a la misma facción, y ello conllevará la hostilidad por parte de sus integrantes, hasta el punto de que te querrán matar nada más verte si tu nivel es muy bajo. Esto también puede influir en tus compañeros, las relaciones con estos, o llevarlos al punto en el que quieran abandonarte. Por curioso que parezca, a pesar de este vaivén de reputación que puedes granjearte a favor o en contra, esto no significa que tu karma sea bueno o malo. Simplemente el juego no cuenta con un medidor de «bondad» o «maldad». Quizás algunos lo vayan a echar en falta, pero personalmente yo no lo hice, simplemente funciona mejor si consideramos que juegas a favor o en contra de los intereses de las distintas facciones de Halcyon, y eso definirá mejor qué clase de persona eres en el juego, qué causa defiendes y en qué crees.

Para conseguir esto, las conversaciones que mantendremos con los habitantes de la colonia será la mejor forma de moldear nuestro protagonista, y no solamente a través de misiones. Para esta parte será muy importante nuestro nivel en las distintas habilidades y talentos que The Outer Worlds presenta. Muchas de estas habilidades y el nivel en el que los tengamos, pueden definir el curso de muchas conversaciones. Ser experto en ciertos temas potenciándolos nos permitirá sacar más beneficio de algún trato, evitar una confrontación, convencer a otros personajes para que hagan cosas… Incluso el propio transcurso de una misión puede variar dependiendo de nuestras fortalezas.

The Outer Worlds

Otro de los grandes puntos a favor en The Outer Worlds es la capacidad que nos da para resolver misiones y tramas de varias formas distintas. Dejar que hablen las pistolas siempre es una opción pero rara vez la única. Podremos piratear consolas, abrir cerrojos (afortunadamente sin «minijuegos» ni «puzles»), potenciar nuestro sigilo… Habilidades que nos permitirán pasar a hurtadillas por lugares prohibidos, o podremos buscar la forma de convencer a alguien para que nos cuele a un lugar restringido, o si nuestra inteligencia es lo suficientemente baja, hacer alguna estupidez. Tendrás que descubrir tú mismo las formas en las que puedes resolver cada situación, sopesar los riesgos y tus posibilidades. Las cosas cambiarán de una forma u otra, y todo dependerá de ti y lo que elijas.

Usa bien tus talentos y habilidades. Definirán tu partida a largo plazo.

 

Encadenados

No se puede negar que The Outer Worlds tiene mucho potencial en su faceta RPG, demostrando que Obsidian es una de las desarrolladoras más interesantes en este género. Sin embargo, la ejecución en otros aspectos no es para tanto. El combate en general es uno de esos aspectos. No es realmente malo, de hecho como shooter es solvente, pero ya está. Los combates no traen apenas nada interesante sobre la mesa. Puesto que no pueden exportar el V.A.T.S., Obsidian ha implementado una habilidad de tiempo ralentizado que busca algo similar: parar la acción para que apuntes y aciertes al blanco de forma exitosa y mortal. Sin embargo, ni es lo mismo ni tiene demasiada importancia largo plazo. Como digo, no hay demasiada innovación ni tampoco como FPS resulta vibrante, con un «gunplay» modesto y un «gamefeel» alejado a las mejores iteraciones que haya visto el mundillo. También la sensación de que las habilidades relativas al combate estén desaprovechadas, y que se sienta bastante sencillo en general (sobre todo sin jugar a la máxima dificultad) no juega a favor.

A nivel de escenarios, brilla más en los asentamientos y ciudades, con entornos ricos, llenos en detalles y elementos. Animan más a ser explorados y a recorrer cada centímetro cuadrado o a interactuar con las gentes de estos sitios. Las zonas exteriores son más abiertas, casi dando la sensación de ser un mundo abierto con áreas muy amplias. Sin embargo The Outer Worlds no es un mundo abierto, pues podremos ir a distintos planetas. Algunos de estos planetas o satélites, tendrán varias secciones distintas. El mapa de Halcyon parece muy interesante de entrada, pero advertidos quedáis: no todo lo que se ve es accesible. De hecho el juego es más bien decepcionante en esto, y se queda poco variado en el cómputo general.

La poca variedad también se deja transpirar en la fauna local. Enemigos salvajes podemos contar con suerte con media docena de especies autóctonas, y menos variedad aún en bandidos, aunque técnicamente enemigos humanos puede ser cualquiera con quien tengamos una reputación nefasta. A grandes rasgos se nota que Obsidian lidia con limitaciones que probablemente interfieren con sus aspiraciones. Una muestra clara es la duración del juego. Con una buena cantidad de misiones secundarias realzadas, el juego me duró menos de 30 horas incluso tomándome mi tiempo para explorar, conversar y lootear.

The Outer Worlds

Las limitaciones de Obsidian también se notan en el plano técnico. Pese a que artísticamente es muy destacable por la recreación de los mundos de Halcyon, se puede ver que a nivel técnico no estamos ante un triple A. Se nota por ejemplo en la animación y diseño de personajes, carentes de la fluidez y naturalidad vista en otros títulos, siendo más estáticos y mecánicos. Sin embargo el juego nos sumergirá sin problemas gracias a sus fortalezas y lo cautivador de algunos de sus parajes y entornos. Claro que cuando terminemos el juego es muy posible que pensemos que el resultado se queda corto respecto a lo que quería ser realmente.

 

Extranjero en extrañas tierras

The Outer Worlds es definitivamente una opción más que recomendable. Sus posibilidades RPG, la buena capacidad de personalización de talentos y habilidades, y la variedad de formas en las que podemos resolver distintos problemas, hace que jugarlo sea un placer para los que quieran sentir que tienen las riendas del juego. El universo recreado en Halcyon, la mordaz crítica corporativa, el humor mezclado con ese entorno deshumanizado, y la capacidad de profundizar en los detalles de la colonia de muchas formas distintas, hacen que el viaje merezca ya la pena, y podamos pasar por alto su relativa escasa duración y su aspecto técnico alejado de los mayores exponentes.

Duele algo más la falta de variedad de escenarios y enemigos, y la poca inspiración y personalidad en los combates. Obsidian no consigue rematar una obra que podía haber sido mucho más. No sé si es producto de una compañía que no estaba ni mucho menos en su mejor momento, hasta el punto de ser adquiridos por Microsoft, pero la sensación en general es que Obsidian luchaba contracorriente, y podían más las ganas que la capacidad de hacer un juego más grande; y aun así, el juego es muy bueno ya con lo que ofrece. Recomiendo a cualquiera que le pique un poco el interés de jugarlo, que lo haga si puede.

The Outer Worlds


Y hasta aquí este detallado análisis de The Outer Worlds y qué nos ha traído, en verdad, Obsidian. Cuéntanos si opinas lo mismo que lo dicho en este texto, o piensas diferente. ¿Te has pillado el juego? Si no, ¿lo harás en el futuro?

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos echarle un vistazo a todo el contenido creado por nuestro pacotero Josh_Cell en el Magazine.

¡Nos vemos en el foro!

Lo Mejor

- Múltiples formas de resolver distintas situaciones.
- El contexto de Halcyon, la historia de la colonia y su ácida crítica con tintes de humor negro.
- Buen nivel de personalización de talentos y habilidades.
- Algunos lugares de Halcyon cuentan con un diseño artístico muy intersante.

Lo Peor

- Le falta variedad de enemigos y escenarios.
- El combate es simplemente solvente, pero no destaca.
- Se queda algo corto incluso haciendo muchas secundarias.
- El apartado técnico en algunos rasgos, como animaciones, no está a la altura.

Calificaciones
Nota del autor
Nota de los lectores
Califica aquí
Gráficos
6.5
6.1
Jugabilidad
8.0
6.5
Historia
8.5
6.9
Banda sonora
7.0
5.6
En resumen:

Puede que Obsidian no de con la tecla en todas las áreas, pero los puntos fuertes son muy fuertes, y los débiles no pesan tanto como para hundir el conjunto. The Outer Worlds es un RPG como Obsidian bien sabe hacer, y solo las ambiciones no terminadas de satisfacer de un estudio limitado y superado por sus aspiraciones, impiden que el resultado final sea probablemente uno de los más grandes títulos de la gen.

7.5
Total del autor
6.3
Total de los lectores
6calificaciones
Has calificado esto
¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
86%
Nope
14%
De Pacoteros para Pacoteros.