Reseña: Sonic Colors (Wii)

por Game_Over el 11 noviembre, 2019
Videojuegos
Detalles
Género

Plataformas

Duración

Alrededor de 6 horas

Creador/es

Sonic Team

Argumento

Después de un tiempo, el Dr. Eggman supuestamente se ha arrepentido de sus indiscreciones pasadas y quiere compensarlo construyendo un parque de diversiones en el espacio intergaláctico, inspirado por parques de atracciones de varios lugares del planeta. Sin embargo, el verdadero propósito de este parque de atracciones es capturar a unas criaturas alienígenas conocidas como Wisps y aprovechar su energía de colores (hyperina) para sus planes nefastos. Wisp Yacker, uno de esos alienígenas informa a Sonic que, acompañado por Tails, se embarca en un viaje al parque de atracciones del Dr.Eggman para liberar a los Wisps aprisionados que habitan cada planeta y así frustrar los malvados planes del Dr. Eggman y destruir el parque de Eggman.

Sonic Colors es un plataformas desarrollado por Sonic Team. Fue lanzado en España en el año 2010.

Sonic Colors 1

Gráficamente el juego no es ninguna maravilla y, de hecho, la paleta de colores es bastante oscura. Algo sucia, también. Traté de encontrar una opción que permitiese subir el brillo, pero, si está, fui incapaz de encontrarla.

Un pequeño apunte antes de empezar: Sonic Colors te permite utilizar el mando de Gamecube.

Sonic Colors 2

Empecemos hablando de la historia. “¿A quién le importa la historia en un juego de Sonic?”, estaréis pensando. Probablemente. A mí no, desde luego, pero si os dais un garbeo por ciertos sectores de Internet, veréis que, efectivamente, hay gente a la que sí le importa. Mucho.

En resumidas cuentas, Eggman ha construido un parque de atracciones en el espacio con el objetivo de enmendar todos sus errores pasados, por lo que Sonic y Tails deciden investigar. A lo largo de sus pesquisas, se topan con unos alienígenas llamados Wisps. Esa es la extensión que tiene la historia. Eso es todo, sin trampa ni cartón y si he de ser sincero… Gracias a Dios. ¿Por qué no pueden ser todas las historias de Sonic ser así? No hace falta más. Absolutamente ninguna falta. De hecho, el juego ni siquiera tiene una cinemática hasta que terminas los dos primeros actos y, en total, juraría que no llegan a diez.

La trama cuenta esta vez con un humor muy forzado, claramente enfocado a los más pequeños de la casa, incluso más que de costumbre. Al contrario que en la serie de Sonic Boom (Una serie a la que dejaría criar mis hijos), llena de bromas que pueden entender jóvenes y adultos (Hay un capítulo donde un señor trata de construir un muro alrededor de la aldea en la que viven, por ejemplo), el humor de Sonic Colors es más simple que un chupete y probablemente haga que la mayoría de adultos pasen vergüenza ajena ante semejantes intentos de chiste. Se me ocurren dos excepciones. Solo dos.

Sonic Colors 3

Tenemos seis planetas de seis actos cada uno, más la zona donde transcurre el enfrentamiento final. Una vez terminado el primer planeta, se nos da acceso a dos más, permitiéndonos así escoger el orden en el que los queremos afrontar.

Estos seis planetas, son, en una palabra, perfectos. Bueno, casi perfectos. Niveles cortos y rápidos de un par de minutos, que te hacen querer volver a jugarlos al instante de haberlos terminado. Te encontrarás regresando a un nivel una y otra vez para mejorar tu marca, explorar atajos o coleccionar los anillos rojos dispersados que hay por todos los niveles.

Hay varios cambios jugables importantes que destacar. En primer lugar, ahora Sonic puede ejecutar un doble salto. Igual que en Unleashed y Generations, contamos con la barra de impulso para acelerar. Dado que jugué a Generations primero, me fue difícil acostumbrarme al hecho de que en Colors esta barra no se rellena recogiendo anillos esta vez, lo que me costó más de una muerte.

Pero la novedad más importante son los Wisps, que le confieren a Sonic varias habilidades por un tiempo limitado: Laser (Te hace salir disparado), Drill (Te permite excavar un terreno), Spikes (Te permite pegarte a las paredes), Rocket (Te lanza disparado hacia arriba), Cube (Hace aparecer y desaparecer bloques), Frenzy (Destruye todo a su paso). Por supuesto, también contamos con el paso lateral, el salto de pared a pared, etc. El juego combina estas habilidades con secciones en 3D y otras en 2D, aunque, eso sí, tiene más secciones 2D de las que uno esperaría

Cada planeta tiene un acto centrado en dominar estos Wisps y son… son espantosos. Recuerdan a los desafíos opcionales de Generations, solo que, en fin, peores. También hay un par de niveles donde avanzamos automáticamente, los cuales también son horribles. Pero hay que ser positivos. De 39 niveles (Principales, hay varios niveles extra en los que recoger las esmeraldas del caos si coleccionamos los anillos rojos) hay 8 malos. Eso nos deja con 31 buenos, lo cual es bastante más de lo que algunos Sonic modernos pueden decir. De hecho, algunos no tienen un solo nivel bueno (Sonic ‘06).

La razón principal para que estos niveles sean peores que el resto es el hecho de que, por narices, tendrás que avanzar utilizando los Wisps. En el resto, pueden ayudarte a superar un obstáculo, pero eso no significa necesariamente que sea la única forma. Usarlos depende exclusivamente de ti. Como quieres afrontar el juego depende exclusivamente de ti. Exceptuando esos niveles, donde no solo no depende de ti si no que además suelen incluir alguna mecánica no muy placentera (Véase tener que avanzar durante dos minutos saltando repetidamente en una plataforma que te hace rebotar y que avanza al mismo tiempo que tú. Ir lento en un juego de Sonic, una idea revolucionaria). No sería tanto problema si fueran opcionales pero el caso es que no lo son.

Sonic Colors 4

Hablemos de los jefes. El primero cae en dos golpes. Al principio esto me pareció muy decepcionante, pero fueron aumentando la dificultad a medida que progresaba en el juego, sin ser nada imposible. De nuevo, es un juego enfocado a los más pequeños de la cara. Incluso para la música, que es mucho más desenfadada esta vez.

Disfruté especialmente de uno, cuyas mecánicas no voy a destripar para no estropeárselo a nadie, pero es algo que, ya en concepto, no debería funcionar en un juego de Sonic. Contra todo pronóstico, lo hace. Aun así, los jefes no son lo mejor que el juego tiene que ofrecer.

Sonic Colors no es el mejor juego de Sonic, pero sí es uno de los mejores. No tiene una historia enrevesada sin necesidad, no tiene setecientos amigos de Sonic haciendo acto de presencia sin motivo, no está repleto de errores de programación (De hecho, yo no me topé con ninguno). Es un juego sólido, divertido, directo y, sí, un poco corto. Me duró cinco horas, pero fueron cinco horas que jugué seguidas, lo terminé del tirón. A veces, menos es más.

Ojalá hubieran seguido por este camino en lugar de experimentar sin éxito por millonésima vez.


Y hasta aquí esta reseña de Sonic Colors. Si te ha gustado, te dejamos dos artículos más sobre juegos de la saga, como son Sonic Mania y Sonic Forces. Déjanos tus comentarios sobre el juego y cualquier sugerencia sobre títulos que te gustaría ver analizados en el Magazine.

¡Nos vemos en el foro!

¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.