El futuro del entretenimiento: Servicios de suscripción y streaming

por Bayonetta el 27 septiembre, 2019
Cine y TV

Arranco este artículo, de manera poco ortodoxa, con una aclaración: aunque esta publicación vaya a aparecer en el foro en la categoría de Videojuegos, también afecta, y mucho, a la de Cine y TV. Sin embargo, he decidido, tras mucho pensarlo, incluirlo en Videojuegos porque los cambios que se avecinan respecto a este tema tendrán mucha más influencia (y una posible «guerra» que mencionaré más adelante) en esta industria del videojuego. Siendo así, quiero invitar a todos los interesados al tema, tanto en Videojuegos como en Cine y TV, a unirse a esta conversación y a dejar sus comentarios más abajo.

Servicios de suscripción y streaming

Los servicios de suscripción y streaming están copando todo el sistema actual de entretenimiento. Desde los videojuegos hasta el cine, pasando por las series, la música e incluso los programas de radio y/o podcasts. Sin embargo, lo que empezó siendo algo bueno, está generando una sensación de desasosiego demasiado grande en el público consumidor de este tipo de contenido. A lo largo de este artículo me gustaría exponer en qué consiste toda esta situación, desde sus inicios hasta el día de hoy, y qué posibilidades trae el futuro. Eso sí, no me gustaría dejar este artículo como un monólogo hacia un público mudo, sino que quiero leer vuestras respuestas y vuestras opiniones. Así que, os pido que sigáis leyendo hasta el final del artículo para ver qué dudas os planteo.

Pero, antes de eso, echemos un vistazo a todas las plataformas que podemos encontrar (a nivel más mainstream) que ofrezcan servicios de suscripción y streaming:

VIDEOJUEGOSCINE Y TV
PlayStation NowNetflix
GeForce NowHBO
Google Stadia (próximamente)Disney+ (próximamente)
Xbox Game PassAmazon Prime Video
Project xCloudEn menor medida:
Apple ArcadeHulu
TwitchTwitch
Google Play PassYouTube
Algunos launchers específicos por compañíaGoogle Play
iTunes

Aunque no todas, esta es una gran selección de las más usadas a día de hoy. Quizás algunas de estas plataformas ni os suenen debido a su regionalidad cerrada (normalmente en Estados Unidos), pero seguro que conocéis otros nombres, tanto por actuales como por futuros: Netflix, Amazon Prime Video, Disney+, Xbox Game Pass, PlayStation Now, Apple Arcade…

Y, aunque ahora hay muchas, todo empezó con esa que menciono al inicio de cada lista: Netflix. En un tiempo donde el rey era Blockbuster, con su alquiler de DVDs, Netflix (competencia en alquiler al principio) trajo a la palestra un sistema novedoso e incluso demasiado avanzado para su tiempo, según algunos. Este sistema consistía en pagar una suscripción mensual y tener acceso a cientos de series y películas. Por supuesto, muchos al inicio recelaron de algo que prometía tanto por tan poco, pero cada vez más gente se unió a Netflix. Así, se llegó a tomar esta novedad como una salvación de la temida piratería de contenido que tantos millones anuales cuesta a las grandes compañías.

Por supuesto, este éxito quiso ser replicado rápidamente por otras compañías, y pronto tuvimos una creciente ola de diferentes servicios de suscripción y streaming que llegaron a nuestro hogar. Esto, como es comprensible, tuvo tanto ventajas como problemas:

Ventajas: Libertad de elección al alcance del consumidor. Durante años, el espectador ha estado supeditado a la elección de la parrilla televisiva del canal de turno, o de la cartelera del cine más cercano, sin poder, en verdad, buscar títulos específicos o conocer todo lo que existe. Gracias a estas plataformas, podemos escoger qué queremos ver, en qué momento, y desde la comodidad de nuestro sofá. Además, han ido recuperando contenido antiguo y adaptándolo a las resoluciones de las pantallas actuales, o directamente rehaciéndolo con recursos actuales, mejores a los originales.

Problemas: Este «florecimiento ilimitado» de plataformas ha traído una cantidad ingente de suscripciones. Lo que primero parecía una pequeña mensualidad por tener acceso libre a cualquier tipo de serie o película, se ha convertido en decenas de euros, o incluso cientos, si queremos tener acceso a diferentes plataformas al mismo tiempo, y recuperar esa «libertad de decisión» que antes se tenía con una.

Porque ese ha sido un terrible problema recientemente: al aparecer una plataforma por compañía conocida, el contenido se ha ido diluyendo y volviéndose exclusivo de la plataforma de su marca. Así pues, para ver de nuevo todo lo que antes teníamos, por ejemplo, en Netflix, ahora se distribuye finamente por otros lugares al mismo tiempo.

Y así llegamos al surgimiento de este tipo de suscripciones en videojuegos. Porque si pensábamos que ellos estaban libres de pecado, nos equivocamos y mucho. Lo que antes parecía una situación más o menos compleja pero controlada, entre consolas y Steam/GOG/etc., rápidamente pasó por una fase donde cada gran compañía tuvo su propia plataforma con sus juegos en exclusividad, primero a precio completo y luego con la posibilidad de una cantidad fija mensual. Y ahora estamos en la antesala de las suscripciones de streaming, que seguramente será un bombazo por el ejemplo de Google Stadia. Estas suscripciones de streaming nos traerán juegos a nuestra casa, sin preocupación de tener un sistema capaz de moverlo. Democratización at its best.

Este bombazo del streaming está haciendo que el resto de compañías, típicamente relacionadas con videojuegos, quiera ponerse en cabeza para la carrera que pronto llegará, y prácticamente cada día estamos viendo novedades respecto al tema, pero seguimos con incertidumbre sobre lo que vendrá.

Como digo, el futuro es incierto, pero sí que me aventuraría a decir dos posibles desenlaces, a la espera de ver los vuestros:

  1. Generación de un monopolio con mayor número de exclusividades «al mejor postor» y volviendo al punto de partida en cuanto a esta situación.
  2. Sistema de unificación de plataformas, al estilo de lo que GOG Galaxy 2.0 busca hacer, para tener todos los títulos (e incluso mensualidades) bajo un mismo programa o App.

Estas ideas, teorías por el momento, son mi parecer actual, pero, como decía, quiero saber qué pensáis vosotros sobre esto y sobre todo lo que he comentado en el artículo. Además, os voy a dejar una serie de preguntas que me surgen y para las cuales todavía no tengo respuesta:

  1. ¿Merece la pena estar suscrito a uno o varios servicios de streaming?
  2. ¿Tendremos otra «guerra de consolas» pero con streaming, tanto en Videojuegos como en Cine y TV? ¿Será que ya ha comenzado?
  3. ¿Quién ganará, si es real, esta «guerra del streaming», en ambas vertientes?
  4. ¿Acaso será el streaming algo que realmente copará el mercado de aquí a pocos meses?

Ahora que voy a cerrar este artículo sobre los servicios de suscripción y streaming, os estaréis preguntando por su extraña estructuración y lo abierto que es el final. Y sí, lo es, porque, como decía al inicio de este texto, quiero saber qué opináis, qué pensáis que ocurrirá y si, realmente, es para tanto.

Los miembros de la Editorial estamos trabajando en un podcast que grabaremos, muy posiblemente, este próximo domingo 29. Para ello, queremos saber qué pensáis y, si alguien se anima, quién quiere participar. Hablaremos de nuestras opiniones, de las vuestras, de noticias y de todo lo necesario para vislumbrar qué se viene en este tema.

Espero que os haya gustado este artículo y que la conversación continúe donde la dejo. Si queréis que hable de otros temas, relacionados o no con estos, déjame un comentario más abajo. Y mientras, ¿por qué no te pasas por las otras publicaciones del Magazine? Venga, que no nos falta nada para el post nº200 y tu ayuda es esencial para llegar a él.

¡Nos vemos en el foro!

¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.