El nacimiento de Apple Arcade

por AgumonDX el 23 septiembre, 2019
Videojuegos

El panorama de la competencia en el mercado de los videojuegos está evolucionando enormemente en los últimos años. La época actual es probablemente el momento donde resulta más accesible acceder a una ingente cantidad, variedad y calidad de obras. Grandes gigantes tecnológicos como Amazon, Google o Apple están abriendo camino para entrar en una industria que ha estado durante los últimos años dominada por Sony, Nintendo y Microsoft en consolas, y por Valve en el panorama de ordenadores. Sin embargo, no conviene olvidar la existencia de otro segmento que ha ido desplazando a las portátiles y que a día de hoy es, aunque a muchos pueda sonarles extraño, el más rentable de todos, como son los juegos de móvil. Tal y como nos trae la nueva plataforma de Apple Arcade.

Lejos han quedado los tiempos donde jugar en móviles era tener minijuegos anecdóticos y simples para echar cinco minutos. Prácticamente todas las licencias grandes tienen su contrapartida móvil, y los juegos que dominan este mercado suelen tener dos características principales: son gratuitos, y se sostienen en base a micropagos (ya sea para avanzar en ellos o para eliminar anuncios). Un modelo de negocio enormemente lucrativo que, pese a todo, despierta muchas inquietudes éticas por las implicaciones que tiene. Si bien hay juegos que tienen un modelo balanceado y justo que no obliga a pasar por caja, la norma es encontrar que muchas obras reducen la jugabilidad a una suerte de complemento de todas las mecánicas de pagos, donde el que más invierte (ya sea tiempo o dinero, fundamentalmente desbalanceado hacia esto último) es el que gana. De este modelo, por supuesto, tomaron nota las grandes desarrolladoras, y es por ello que hoy las lootboxes, los micropagos estéticos o los parches de contenido gratuito proliferan también fuera del entorno móvil.

Apple Arcade 1

El juego que típicamente triunfa en móviles suele ser F2P con micropagos que condicionan la progresión.

Cuando acostumbras a un consumidor a no tener que pagar por jugar, resulta muy difícil que lo haga, a pesar de que la calidad de las obras lo merezca. Apple puede resultar bastante desconocida para el usuario tradicional de videojuegos, pero lo cierto es que ha venido construyendo en su App Store una interesante oferta de obras de pago exclusivas. En su esfuerzo por otorgarles valor, y en medio de una estrategia de cambio en la compañía de Cupertino donde su nuevo eje son las suscripciones y los servicios, han lanzado en el presente 2019 Apple Arcade, un servicio que dará acceso a un conjunto seleccionado de videojuegos móviles de alta calidad, sin micropagos, sin compras integradas, sin anuncios, sin interrupciones. Permitirán además compartir nuestro progreso entre cualquier dispositivo de Apple (ya sea iPhone, iPad, Mac o Apple TV) y compartir la suscripción en nuestro grupo familiar sin pagar más.

Esta propuesta de Apple no es algo que resulte especialmente novedoso, ya que viene a integrarse en una tendencia que está produciendo un cambio de modelo acerca de cómo se consumen videojuegos a una alternativa semejante a la ya existente en otros segmentos de ocio como las series o la música. Pagas una cuota, accedes a un catálogo sin límites. En nuestra industria, sin duda Xbox Game Pass es el principal abanderado acerca de las bondades de este nueva alternativa, pero también otras compañías como EA (Origin Access), Ubisoft (Uplay +), Sony (Playstation Now) o incluso Nintendo (con Switch Online y sus juegos de NES/SNES) están poco a poco abriendo camino a un futuro donde el pago de una cuota de acceso, primero complemente, y luego sustituya a la posesión física (o digital) permanente de la obra.

Sin embargo, en el panorama móvil puede contribuir a algo muy importante, como es ofrecer una alternativa para aquellos que quieren jugar en serio en la plataforma sin verse lastrados por sistemas de progresión artificialmente manipulados para obligar a pasar por los micropagos, anuncios cada pocos intentos, sistemas de energía que te impiden jugar libremente, y demás dinámicas que contribuyen a mantener el estatus de los juegos móviles como obras “de segunda”. Incluso, al añadir múltiples esquemas de control o una compatibilidad total, se consigue salvar otro de los obstáculos como es la limitada capacidad de diseño jugable que otorgan unos controles táctiles. En este artículo me gustaría, tras haber estado probando Apple Arcade, ofrecer mi visión del servicio en su prueba gratuita. ¿Merece la pena esta apuesta de Apple por los videojuegos, o se quedará a medias?

Cómo acceder a Apple Arcade

Apple Arcade 2

Apple Arcade es totalmente cross-play y cross-save entre iPhone, iPad, iPod Touch, Apple TV y Mac.

El primer paso lógico para acceder a Apple Arcade es, lógicamente, poseer un dispositivo de la compañía de la manzana, pues los juegos y la suscripción se ofrecen a través de su App Store, disponible para dispositivos iOS, MacOS y TvOS. No es ningún secreto para nadie que uno de los principales puntos negativos de Apple es el precio de sus productos, en rangos que van de lo sobrepreciado a la estafa según el segmento. Inicialmente, me gustaría plantear un esbozo acerca de la gama de productos con acceso a la suscripción, y el coste de entrada que puede suponer en comparación a otras plataformas, partiendo de los precios oficiales (obviamente existen rebajas y promociones que pueden reducirlo en cierta medida).

Existen, como mencioné anteriormente, cuatro segmentos de producto Apple que pueden acceder a Arcade: iPhone, iPad, Mac y Apple TV. Cualquier dispositivo que lleve la versión del sistema operativo iOS 13, iPadOS 13, MacOS Catalina o TvOS 13 podrá tener acceso a ella. Esto nos lleva a la pregunta lógica: ¿cuánto cuesta acceder al ecosistema? Dependiendo del tipo de producto el coste es más o menos elevado, pero, en pocas palabras, la forma más barata de poder utilizar Apple Arcade es pasar por un Apple TV o por el iPod Touch de última generación. Igualmente, existen algunos productos ya descatalogados de Apple que tienen acceso al servicio.

Apple Arcade 3

Los iPhone suelen ser terminales caros, partiendo el nuevo iPhone 11 de 800€, casi el doble que Xbox One X y cuatro veces más que Switch Lite.

En la gama iPhone, tendremos que poseer uno de estos dispositivos para instalar iOS 13: iPhone SE, 6S, 6S Plus, 7, 7 Plus, 8, 8 Plus, X, XR, XS, XS Max, y los recientemente lanzados 11, 11 Pro y 11 Pro Max. También es compatible del iPod Touch de 7º generación. Es precisamente este último la forma más barata de acceder a la experiencia, estando por 239€ el modelo con 32 GB de espacio. Conviene considerar, eso sí, que es un dispositivo algo pequeño (4 pulgadas) y con menos potencia que otras alternativas, por lo que los juegos más potentes técnicamente en Arcade, como Oceanhorn 2, podrían no funcionar, o hacerlo en malas condiciones. Si nos vamos al iPhone, debemos partir del iPhone 8 por 539€, con suficiente potencia y pantalla para ofrecer una experiencia más óptima. No obstante, como dispositivo portátil se encuentra claramente fuera de mercado cuando tienes la Nintendo Switch Lite por 219€ (con acceso a un extenso catálogo exclusivo). Si ya tienes PS4 o Xbox One no necesitarás adquirir un mando adicional, pues desde iOS 13 son compatibles.

En cuanto a modelos compatibles ya descatalogados, a día de hoy se puede adquirir el iPhone SE reacondicionado por unos 120€ (muy cercano al iPod Touch en prestaciones), o el iPhone 6S por 280€. Nuevamente, precios elevados considerando además que no se podrá disfrutar correctamente de la experiencia completa de Arcade. Comprar un dispositivo Apple rara vez es económico, por lo que lo más coherente es apostar por un iPhone si se le va a dar un uso completo, no como un sistema exclusivo para jugar Arcade. Siendo este último el caso, un iPod Touch es la alternativa más razonable, siempre teniendo en cuenta que a corto plazo se le escaparán los juegos más potentes del catálogo.

Apple Arcade 4

Los iPad han evolucionado de «teléfonos grandes» a ordenadores de uso básico muy competentes.

Moviéndonos a la gama iPad, la cuestión se encarece algo más. Partiendo de este año existirá una versión personalizada de iOS para la tableta, renombrada iPadOS para diferenciar sus funciones exclusivas. Podremos instalarlo en el iPad Air 2, el Air 3, el Mini 4 y 5, los iPad básicos de 5º, 6º y 7º generación y en todos los iPad Pro (9.7, 10,5, 11, 12,9 pulgadas). Si vamos a la web de Apple, la forma más asequible de acceder a un iPad es el básico de 7º generación por 379€. Sin embargo, el de 6º generación es prácticamente igual y se puede adquirir en ocasiones por 260€ en Ebay o Fnac. El siguiente escalón es el iPad Mini 5, que parte de 449€, y además es considerablemente más potente. A corto plazo la potencia no será problema, pero si a medio plazo para los juegos más exigentes. Igualmente, comprar un iPad exclusivamente para Arcade es un sinsentido fuera de mercado, siendo hoy en día más bien dispositivos sustitutivos de un portátil de uso básico muy competentes.

En Mac mejor prácticamente ni plantearse hablar de precios porque parten de 1249€ los portátiles, y el Mac de sobremesa más barato es el Mac Mini por 889€. Cualquier ordenador de Apple de 2012 en adelante (a excepción del Macbook, a partir de 2015, y los Pro) será compatible con MacOS Catalina, el sistema necesario para utilizar Apple Arcade. Sin embargo, lo que es una oferta muy interesante en móviles no lo es tanto en exclusividad para un ordenador, fundamentalmente porque ahí entra a competir con Windows y el poderío en juegos que tiene. Simplemente un Mac no es plataforma para jugar (y lo será menos con Catalina, ya que muchos juegos 32 bits dejarán de funcionar), aunque Arcade venga a darle algo de variedad en este sentido. Los juegos ofertados en la plataforma de Apple tienen una vocación más independiente y experimental, lejos de los triple A y juegos mainstream que puede ofrecer Game Pass u otras suscripciones como Origin Access o Uplay+ (que, por cierto, instalando Windows en Mac pueden usarse).

Apple Arcade 5

El Apple TV está diseñado como un dispositivo de streaming de vídeo, pero también es compatible con juegos, siendo la forma más asequible de acceder a Apple Arcade.

Resulta mucho más interesante plantearlo con Apple TV, cuya actualización necesaria para utilizar Arcade —TvOS13— solo es compatible con los que tiene ahora mismo Apple a la venta: el Apple TV HD (por 159€) y el Apple TV 4K (por 199€ con 32Gb y 219€ con 64Gb). A nivel de potencia y especificaciones, tiene mucho más sentido adquirir este último, aunque a nivel de potencia se encuentra algo por delante del iPad básico (nuevamente, en un futuro los juegos más potentes no funcionarían igual de bien). Sin embargo, el precio es mucho más razonable y en la línea de otras propuestas de sobremesa, como el modelo Xbox One All Digital por 229€. Considerando que la gran mayoría de juegos de Apple Arcade tienen compatibilidad con mando, puede ser un interesante complemento a otras sobremesas para acceder a juegos diferentes.

El enfoque de Apple con los servicios está más en enriquecer la experiencia a los consumidores de sus productos antes que vender más dispositivos. Personalmente, pienso que deberían plantearse ofrecer una alternativa portátil económica con la suficiente potencia para animar a los consumidores, ya que, actualmente y viendo cómo es el mercado, resulta difícil convencer a alguien de optar por la propuesta de Apple Arcade a partir de 239€ en portátil cuando tendrá un catálogo más extenso con una Switch Lite, o a partir de 219€ en sobremesa cuando puede acceder a Game Pass con una Xbox One por 229€. No obstante, Apple no pretende competir con el modelo de negocio de las consolas tradicionales, siendo más bien un enfoque que “dignifique” el juego móvil como una alternativa válida. Y, en esto, como veremos a continuación, sin duda han acertado en gran medida.

Un vistazo a la propuesta actual de Apple Arcade

Las fichas de los juegos de Apple Arcade son muy informativas, pero la organización de la sección no da exposición a todos ellos.

Cuando el usuario accede a la App Store después de instalar la actualización correspondiente a su producto, observará una nueva pestaña diferenciada en ella para Apple Arcade, requiriendo acceder a una prueba gratuita de un mes para empezar a utilizarlo. Una vez finaliza, la cuota mensual es de 4,99€/mes, muy competitiva no solamente en comparación a otros servicios de suscripción, sino también a los precios que suelen tener la mayoría de juegos móviles de pago, superior a dicha cuota. Entre gastar, por ejemplo, 8,99€ en Secret of Mana, o pagar 4,99€ para acceder a un catálogo extenso de más de 70 juegos, el consumidor tiene una decisión fácil. Si sería interesante. En cualquier caso, una vez pagada la cuota o accedido a la prueba gratis, podremos ver todo el catálogo que ofrece Apple Arcade.

Nos da la bienvenida con un banner animado de un juego destacado en portada (actualmente Sonic Racing). Haciendo scroll hacia abajo podremos encontrar diversas selecciones, desde una destacada con algunos juegos más relevantes según Apple a los recién añadidos. Justo a continuación se destaca un segundo juego, seguido de otro banner temático y otro juego destacado. Cierran la sección un apartado de exclusivos de la tienda, artículos detallados sobre algunos juegos concretos, y, finalmente, una categorización por géneros y la posibilidad de ver todo el catálogo de una vez. También podremos localizar juegos concretos con el buscador de la tienda, diferenciados del resto con el nombre de Apple Arcade.

Hay distintas secciones, desde novedades a exclusivos, pasando por distintos géneros o un listado de todo el catálogo.

El principal problema de la organización actual es la redundancia, ya que algunos de estos banners destacan juegos que ya están presentes en otros, volviendo invisible gran parte del catálogo de la plataforma. Esto es un mal endémico de prácticamente cualquier tienda con una oferta nutrida, pero Apple no ha hecho un gran esfuerzo para corregirlo. Resulta más fácil encontrar juegos si los conoces de antemano, lo cual rompe un poco con la filosofía de un servicio que busca servir de ventana de descubrimiento de nuevas obras. Resulta chocante que, por ejemplo, juegos como Shantae and The Seven Sirens (relativamente conocido) no esté a la vista en la portada de Arcade. Lo que sí está muy trabajado es la parte de las fichas, que ofrece información sobre su calificación por edad, género, nº de jugadores, idiomas y (en algunos casos) el tamaño que ocupará al descargarlo. El resto de la ficha es la habitual de la tienda de Apple, con vídeos e imágenes del producto, notas de parches y valoraciones, así como una ficha del desarrollador y más juegos a descubrir basados en él.

Descargar y empezar los juegos no puede resultar más sencillo. Simplemente pinchas en “obtener”, esperas que se descargue, y ya puedes iniciarlo. Solicitará al inicial la creación de un perfil de Game Center (la plataforma que usa Apple para gestionar las funciones de los juegos, como guardado en la nube y multijugador) y ya podremos empezar. Nuestra partida se sincronizará entre los distintos dispositivos de Apple, pudiendo empezar en iPhone y seguir en Apple TV si lo deseamos. Si conviene considerar que hasta el día 24 de septiembre no llega iPadOS y hasta Octubre no hace lo propio MacOS Catalina, por lo que actualmente solo se puede acceder a Arcade desde iPhone, iPod y Apple TV. Por lo demás, los juegos ofrecen distintos esquemas de control (táctil, por mando, por teclado o incluso con el mando de Apple TV), si bien en algunos unos funcionan mejor que otros. También tenemos logros en cada juego que se guardan en nuestra cuenta de Game Center, y retos que, actualmente, no se muestran disponibles.

Descubriendo algunos de los juegos de Apple Arcade

Various Daylife, de los creadores de Octopath Traveler, es uno de los juegos más tradicionales de Apple Arcade.

Resultaría ciertamente difícil, por no decir imposible, probar en condiciones todo el catálogo de Apple Arcade. No es tampoco el objetivo de estos servicios de suscripción, dotados de una amplia variedad de propuestas en distintos géneros, planteamientos jugables y niveles de complejidad para apelar a todo tipo de consumidores. No obstante, Apple ha hecho los deberes en este sentido y se ha rodeado de desarrolladores con una amplia trayectoria, no solamente en plataformas móviles, sino en los videojuegos en general. Así, contamos con algunas propuestas exclusivas de lanzamiento como Shinsekai Into The Depths, un metroidvania submarino desarrollado por Capcom, Red Reign, un juego de estrategia de Ninja Kiwi (veteranos de este juego en móviles), Where Cards Fall, un interesante juego de puzles con una historia enigmática de los creadores de Alto´s Odyssey, un conocido éxito de pago en móviles.

No obstante, aunque también hay lanzamientos compartidos con otras plataformas (ya sea porque salieron simultáneamente en PC/consolas o por una exclusividad temporal) que integran nombres muy conocidos como Wayforward (Shantae and The Seven Sirens, Spidersaurs), Klei (con Hot Lava, creadores de Don´t Starve), Kurechii (creadores del maravilloso PostKnight, llegan aquí con King´s League 2), The Gentlebros (Cat Quest 2), Devolver Digital (que traen un spin-off de Enter The Gungeon denominado Exit The Gungeon) o incluso Square Enix (que llega a la plataforma con Various Daylife, un RPG de los creadores de Octopath Traveler). Incluso Sega ha revivido la marca Chu Chu Rocket para la ocasión, y los creadores del galardonado Monument Valley han contribuido a la plataforma con otro juego como Assemble With Care.

Visto así, pueden parecer un listado de nombres sin mucho sentido, pero en ellos se encuentran desde desarrolladores independientes contrastados a habituales éxitos de iOS, con juegos que, pese a ser de pago, supieron abrirse camino para ser un éxito por su calidad. Bien es cierto que no existen proyectos de corte triple A, pero usualmente estos suelen optar por un modelo de monetización que no existe en Apple Arcade. Aquí, prácticamente todo el catálogo son experiencias completas (o ampliables gratuitamente), sin mayor pago que tu suscripción. Y eso a veces es justo lo que buscan muchos que quieren utilizar el móvil como su plataforma de juego, y se ven obligados a conformarse con obras diseñadas para frenar su diversión y buscar su cartera.

Rayman Mini, abanderado de Ubisoft en Arcade, continúa la tradición de los runners del personaje en dispositivos móviles.

Particularmente, he tenido la oportunidad de probar seis juegos del catálogo a modo de primer contacto, y seguiré investigando y probando. Escogí varios juegos que fuesen muy diferentes entre sí, probándolos con distintos esquemas de control. Sin duda, conforme madure la plataforma irá recibiendo más y más propuestas, pero lo cierto es que el catálogo inicial, si nos ceñimos al tipo de experiencia que suele ser más prevalente en móviles (sencilla, para partidas cortas, directa) es inmejorable. Dedicaré los siguientes párrafos a profundizar en cada uno de ellos, sin ánimo de convertirlo en un análisis, sino más bien un pequeño vistazo de lo que puede encontrarse.

Primero comenzaré con Rayman Mini, la apuesta de Ubisoft para el nacimiento de Arcade. La compañía gala no se pierde prácticamente ninguna oportunidad de estar en nuevos escenarios, si bien la propuesta que traen es muy familiar para el que ya conozca su historial en móviles: y es que esta pequeña aventura del héroe sin brazos ni piernas no es más que la continuación de la idea ya desarrollada por Jungle Run, Fiesta Run y Adventures. Fundamentalmente, son juegos donde Rayman se mueve solo por el escenario, y tendremos que hacer uso de sus habilidades (como el salto, el planeo y los puñetazos) para avanzar hasta la meta, recogiendo la máxima cantidad de coleccionables posibles en cada nivel. En este Rayman Mini, la premisa es que nos hemos empequeñecido al tamaño de un insecto, y, por tanto, escenarios que antes eran normales ahora nos resultan enormes, usando hojas como barcas o pequeñas plantas como trampolines.

Nuestro objetivo principal será recoger los 100 lums de cada nivel para rescatar al electoon escondido en ellos. Cuando conseguimos cierto número de electoons, desbloquearemos trajes para los tres personajes existentes (Rayman, Globox y Bárbara). Los niveles se organizan en una serie de mundos, y creedme cuando digo que son fáciles de superar, pero con cierta complicación para conseguir todos los lums. Aquí no sirve recogerlos por partes, hay que salir del nivel con todos y esto exige reflejos, precisión y atención al entorno, ya que no podemos frenar a Rayman ni retroceder. Los niveles son lo suficientemente cortos como para prestarse a secciones breves, y son perfectamente jugables tanto táctilmente como con mando. Si bien se puede achacar a la propuesta de ser un paso atrás en contenido respecto a anteriores runners de Rayman, y muy continuista en su planteamiento, lo cierto es que Rayman Mini sigue siendo divertido.

The Enchanted World representa una vertiente de juegos más relajados, con música y aspecto relajante y puzles sencillos.

Totalmente diferente es la siguiente propuesta que nos ocupa, llamada The Enchanted World. Diseñada con un original estilo gráfico tipo “low-poly”, controlaremos a una brujita que avanza por una serie de niveles amenazados por una extraña magia que altera el entorno. Utilizando nuestros poderes, tendremos que resolver una serie de puzles de ingenio en los que hay que reconstruir un camino hecho en bloques cuadrados. Cuando desplazamos uno, se mueven los demás, lo cual nos obliga a darle al coco. Tiene un avance lineal, tanto en fases como en niveles, y está más pensado como juego para partidas muy cortas que como una experiencia intensiva. Su original apartado gráfico y su relajada banda sonora son sus principales armas, si bien jugablemente, al menos a mi juicio, me resultó un poco simple, quizá el menos entretenido de los que probé.

Todo lo contrario ocurre con Card of Darkness, obra de un viejo conocido de la App Store como es Zach Gage, creador de variantes del solitario como Flipflop Solitaire y otros juegos de puzle como Typeshift o el conocido Really Bad Chess, que retuerce las reglas del ajedrez originalmente. Su aporte a Apple Arcade es un juego RPG tangencialmente basado en las reglas del solitario. Controlaremos a un chico que, casualmente, es “el elegido” y debe liberar un mundo del mal. Para ello tendremos que avanzar por mazmorras en cuadrícula, ocupando las casillas una serie de cartas. Si es un enemigo, causarán daño a nuestra barra de salud al eliminarlos del campo. También hay cartas de arma con un valor asociado. Si, por ejemplo, tenemos una espada 4, podremos eliminar a cualquier enemigo y mitigar el daño equivalente al valor de nuestra carta. Sin embargo, solo podremos mantenerla si ambas cartas son pares/impares. Por ejemplo, usar una carta 4 en un enemigo 3 supondrá perderla, pero no si eliminamos a un enemigo 6 (que nos causaría 2 puntos de daño).

También existen pociones y hechizos que podremos utilizar en los mejores momentos, o dinero que guardaremos para comprar mejoras, siendo el objetivo despejar un camino hasta las escaleras, repitiendo el progreso en un nivel para todas las plantas. Podremos equiparnos una serie de mejoras pasivas antes de entrar (como más salud o más potencia en las pociones), y conforme avancemos encontraremos efectos más variopintos en las cartas (desde enemigos que suben su ataque a cada turno que no le eliminemos a armas que hacen lo propio, u otros que nos envenenan durante varios movimientos). No es una propuesta demasiado diferente a otras variantes RPG del Solitario como Card Crawl o Solitairica, pero igualmente se nota realmente trabajada y con mucha originalidad al plantear las mecánicas de juego, que combinan un pequeño porcentaje de azar con estrategia.

Konami sorprende trayendo Frogger in Toy Town, de los mejores representantes de la accesibilidad y variedad de controles de Apple Arcade.

Nadie podría esperar que Konami lanzase uno de los juegos que mejor simbolicen la filosofía de Apple Arcade…pero lo cierto es que es así. Trayendo de vuelta una franquicia mítica como Frogger en asociación con los creadores de los Pixeljunk, Frogger in Toy Town es una reinterpretación del clásico adaptado a un diseño móvil, sin renunciar a su jugabilidas clásica. Esencialmente, un tornado ha provocado que muchas ranitas acaben en el interior de una casa humana, y será misión de Frogger rescatarlos mientras se enfrenta a cochecitos de juguete, bolígrafos y cañones de plástico, en una atmósfera que recuerda en cierta medida a Toy Story. Los controles no pueden ser más sencillos, y además vienen en media docena de alternativas posibles: puedes usar tus dedos, tu mando (a mi juicio el más intuitivo), el mando de Apple TV, un teclado…También puedes jugarlo en modo vertical u horizontal (adaptando perfectamente en ambos casos), y la dificultad está adaptada tanto para el que quiere jugar sin pretensiones como para el que quiere un reto.

Esencialmente, cada nivel te ofrece una serie de retos a completar (como conseguir X ranas o terminar sin ser alcanzado por algún objeto particular) y plantea un avance continuo del entorno. Frogger puede moverse hacia delante y los lados, y hacia atrás en un espacio que no da margen a retroceder demasiado. También encontraremos una serie de objetos especiales, como bombas, que nos permiten alterar los objetos del entorno (como libros, portalápices, bloques de juguete…). Todos ellos reaccionan con físicas realistas, y tienen un estilo visual que simula perfectamente un “realismo cartoon”, con especial énfasis en las animaciones de Frogger. Podremos desbloquear con nuestros avances una serie de disfraces. Hay actualmente tres casas con un número decente de niveles en cada una, y ninguna clase de micropago o limitador. Ha sido una grata sorpresa que cumple al pie de la letra la filosofía del buen juego móvil: bien diseñado, fácil de dominar pero difícil para completar todo, y con ingente contenido accesible sin más pago.

Sonic Racing tiene alma de F2P, pero ninguno de sus problemas gracias a la política de Apple Arcade. Sin micropagos, sin anuncios.

Sonic Racing es, por otro lado, un ejemplo de cómo podrían beneficiarse los juegos que tradicionalmente tienen un enfoque F2P con micropagos de estar en Apple Arcade. Y es que todo en esta propuesta de Sega está diseñada siguiendo los preceptos del típico juego de este tipo, como sus distintas monedas (doradas y rings rojos) para desbloquear contenidos, mejora de personajes y potenciadores para distinguir entre niveles de jugadores, y una campaña por niveles que usualmente tendría energía para avanzar. Al librarlo de los micropagos y elementos intrusivos, nos queda un competente juego de conducción basado tangencialmente en Team Sonic Racing, contando con adaptaciones de sus circuitos, potenciadores y personajes. Su progresión es lenta pero justa (al depender estrictamente de las horas invertidas). Sin embargo, es el único juego de los que he probado que se beneficia claramente del uso de un mando, ya que el control táctil (controlamos el giro y los potenciadores, acelerando el coche solo) me resulta muy impreciso.

Por último, aunque no menos importante, probé la que ha sido sin duda mi mayor sorpresa en Apple Arcade. Hablo de What The Golf, un curioso juego de puzles que, esencialmente, usa el planteamiento básico del golf (meter una pelota en el hoyo) y los altera de formas absolutamente absurdas. Desde utilizar el palo como pelota a controlar cien distintas, pasando por gatos, personajitos que imitan la jugabilidad de clásicos como Angry Birds o Super Mario, e incluso sofás, jarrones y televisores. El juego consigue sorprenderte a cada nivel con una nueva vuelta de tuerca, consiguiendo sacar una carcajada en muchas ocasiones por lo ridículo que resulta todo. Pese a todo, está muy bien diseñado, ya que cada “bola” tiene sus limitaciones de peso, velocidad o resistencia, e incluso hay niveles que deben jugarse en vertical u horizontal, cambiando la perspectiva. Podemos superar el nivel sin más o afrontar dos retos extra (uno con límite de movimientos y otro más difícil) mientras avanzamos por un mapa que representa un laboratorio interconectado.

What The Golf es una de las mayores sorpresas del catálogo. Original, divertidísimo y con un gran sentido del humor.

Por ejemplo, hay un nivel donde estamos en gravedad cero, por lo que no nos bastará con lanzar la bola, sino que habrá que hacerlo considerando que se verá atraída hacia un planeta (y conviene que sea el del banderín de meta). Cuando llevamos un jarrón, hay que procurar no chocarse con nada, porque la porcelana es muy delicada. Una pelota que rebota puede hacer que tratemos de aprovechar la inercia de las paredes para superar empinadas cuestas. Esto resulta muy interesante con límite de movimientos, y el juego no flaquea en ningún momento a la hora de plantear nuevas mecánicas, al estilo de obras como Wario Ware. Que esté plagado de homenajes a otros juegos, chistes y juegos de palabras solo redondea la sorpresa. Sin duda, este es uno de los principales atractivos de un servicio como Apple Arcade: juegos a los que no te habrías acercado de otro modo terminan siendo agradables experiencias que divierten y te retrotraen a un momento donde llegabas a los juegos a ciegas y sin condicionamiento alguno.

Conclusión: ¿Éxito o intento fallido?

Revitalizando un poco el juego en Mac, haciendo más justo para el jugador la experiencia móvil.

El tiempo dirá dónde se sitúa Apple Arcade. Su principal hándicap es el elevado coste de entrada a la experiencia, prácticamente con un mínimo de 200€ de inversión más la suscripción mensual. Su propuesta, claramente experimental e independiente, no conseguirá llenar a los que busquen juegos de mayor envergadura, que deberán virar a Game Pass u Origin Access para saciar su sed. Los que busquen jugar en móviles experiencias completas sin preocuparse de diseños limitantes, en cambio, tendrán en esta suscripción una amplia variedad de juegos de calidad muy diferentes a lo habitual del mercado. La vocación indie y móvil de todos ellos los hace experiencias idóneas para partidas cortas, accesibles a todo público pero con el suficiente nivel de reto para el completista.

Como mínimo, se debe aplaudir a Apple la intención, porque no se han limitado a lanzarlo sin más, sino que se han preocupado de seleccionar juegos variados, todos ellos de desarrolladores contrastados y de alta calidad en el panorama indie y/o móvil, y con algunas propuestas de alta factura técnica a la altura de sistemas dedicados. Difícilmente venderá Apple Arcade dispositivos de la compañía a los que aún no los tuvieran, pero sí será un interesante añadido para los poseedores de algún aparato de la manzana que, por el motivo que sea, quieran adentrarse en el juego móvil más dedicado pero no contaban con las condiciones para ello. Ahora, con múltiples esquemas de control, un precio accesible y una selección cuidada que evita micropagos, diseños manipulados y anuncios, es la mejor oportunidad. El futuro apunta a las suscripciones, y Apple, al menos de partida, ha sabido posicionarse en buen lugar.


Esperamos que te haya gustado este artículo en profundidad sobre Apple Arcade y que haya despejado todas tus dudas. Sin embargo, si te ha quedado algo por responder, esperamos tus comentarios en el foro, así como tus sugerencias si quieres ver otros artículos de este calibre sobre otras plataformas.

Mientras tanto, ¿por qué no te pasas por el resto del Magazine? Estamos a nada de llegar a las 200 publicaciones y no lo conseguiríamos sin tu ayuda ni tus textos.

¡Nos vemos en el foro!

¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.