Reseña: Metal Gear Survive me ha sorprendido

por AgumonDX en 3 septiembre, 2019
Videojuegos
Detalles
Género

Aventura
Supervivencia

Duración

Alrededor de las 20h

Creador/es

Konami

Argumento

Metal Gear Survive arranca desde el final de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes, a una línea temporal alternativa causada por los agujeros de gusano inexplicables formados en el cielo. Los jugadores se encuentran en paisajes desérticos distorsionados llenos de estructuras masivas a medio formar, amenazas biológicas vivas, y los restos de una fuerza militar que ahora contamina el paisaje.

…para bien. Sí, Metal Gear Survive.

Metal Gear Survive 1

Andaba un poco quemado con el segundo DLC de Assassin’s Creed Origins (demasiadas horas seguidas con el juego) y para descansar un poco de su “gameplay loop” me puse a mirar en Xbox Game Pass a ver que me encontraba, y vi que estaba ahí Metal Gear Survive. El que me conozca sabe que mi contacto con la saga Metal Gear es mínimo: apenas he jugado un poco Metal Gear Solid 2 y me pasé el Ground Zeroes, por lo que no tengo un contacto demasiado “emocional” con ella. Quizá esto pueda influir en mi opinión, pero lo cierto es que he estado jugando unas cuantas horas a Metal Gear Survive y…me está gustando bastante, sorprendiendo incluso por lo bien planteado que está en muchos aspectos.

Esencialmente, Survive se ambienta en una especie de what if del final de Ground Zeroes, donde somos absorbidos a un mundo alternativo (llamado Dite), muy similar a la Tierra pero plagado de unas criaturas infectadas llamadas Errantes. Somos un capitán de la Mother Base (editable en género y aspecto), y nuestra misión es clara: descubrir qué le ocurrió a los Cuerpos de Caronte, un escuadrón que enviaron a Dite para investigar, recolectando los datos de su trabajo, y explorar el planeta consiguiendo recursos valiosos, particularmente su energía Kuban, la cual extraemos de los Errantes o de cristales y puede cambiar el equilibrio de poder en la Tierra.

El juego comienza con esta premisa y va poco a poco desvelando sus cartas de forma indirecta, no tanto en cinemáticas super curradas como en datos que vamos recogiendo y algunas conversaciones de radio. No avancé especialmente en la historia (Capítulo 4, tiene unos 20), pero la premisa inicial es prometedora y totalmente comprensible por sí misma. Si tiene guiños a Metal Gear, más allá de la presencia de la Mother Base, no es algo que aprecie a simple vista.

Lo más interesante de Survive son las diferentes capas de complejidad jugable que tiene, y que el juego se encarga de ir explicando secuencialmente de una forma realmente clara, aunque a mi juicio excesivamente guiada. Esencialmente:

-Debemos estar pendientes de indicadores de comida (determinan nuestra salud máxima) y agua (determinan nuestro aguante máximo). Lo primero, obviamente, decae si tenemos hambre o nos atacan, y lo segundo, si realizamos acciones como correr, agacharnos o reptar. Pronto se incorpora un tercer medidor, el oxígeno, para internarnos en tormentas de polvo muy peligrosas, pero lucrativas en recursos.

-Los recursos que debemos recoger están desperdigados por el entorno de un modo que incentiva a explorarlo, porque son limitados en algunos casos. Tenemos desde materiales de construcción (hierro, cuero…) a botellas (para llenarlas de agua), pasando por flores y plantas, animales que podemos cazar (y luego cocinar), entre otros. Es llamativo además que la comida y el agua puede estar contaminada (por ejemplo, de charcos sucios o sin cocinar), causándonos intoxicaciones perjudiciales. Balancear los recursos que tenemos es fundamental para no caer.

-Con estos recursos, podemos invertir tiempo en la Mother Base para fabricar nuevas armas, equipamientos o artilugios (como vallas que protegen puntos de ataques de Errantes o agujeros de gusano para captar animales). También podemos modificar la Mother Base en una especie de sistema “Georama” limitado, añadiendo protección exterior o nuevas instalaciones, como un banco de trabajo médico. Se van desbloqueando paulatinamente las opciones al ir haciendo la misión principal (por ahora recuperar cintas de datos).

-El planteamiento del juego es ponerte en una situación de inferioridad. Los Errantes tienen una IA limitada, pero pueden oírte y verte, así que cuando hay muchos es vital ir en sigilo poco a poco para que no te destrocen (ya que si se te agota el aguante y empiezas a tener hambre y sed sin recursos es tu fin). Te obliga por tanto a ser conservador, no jugártela a matar Errantes y más bien a aprovechar el entorno a tu favor para eludirlos, creando distracciones (ruidos de distinta intensidad, objetos arrojables…) para despejar un camino. En todo momento sabes donde se sitúan aproximadamente por un radar. Hice una misión en una base llena de cajas para esconderse y evitar una horda de Errantes, y fue bastante tenso llegar arriba. Aún con todo, me vieron, y me costó algo escapar de allí sin morir.

-El mapa, por otra parte, no se va rellenando solo, sino que se completa una vez vuelves a la Mother Base con el entorno que exploraste en ese viaje. Tampoco te desvela la ubicación de plantas, animales y depósitos, debiendo marcarlos tu mismo (salvo excepciones), y cuando te internas en el polvo directamente desaparecen las referencias si no es terreno explorado. Igualmente, todo objeto que recojas va al almacén, liberándote de peso (que si te pasas, te ralentiza enormemente). Morir implica no solo perder tus objetos, sino también parte del progreso en las misiones. Además de la principal, puedes equiparte 5 “secundarias” que te dan premios al volver a la base. Son tipo “recoge x hierro”, “mata x errantes”, “mata x animales”, “construye x de este objeto”. Complementos, pero ayudan, además de un bonus diario que te da objetos (yo no los uso porque algunos rompen un poco la partida, pero al que no quiera matarse explorando le facilitan la gestión del hambre y sed).

-Existe un árbol de habilidades con varias clases (por ahora solo me sale una, superviviente) que permite invertir Energía Kuban en nuevos talentos, desde más ataque a nuevas acciones con tus armas cuerpo a cuerpo (como un parry o atacar desde el aire). Tengo entendido que cuando avance más incluso se complica la gestión de la Mother Base y se abren las posibilidades de crafteo (como cultivos, asignar personal a la base para determinadas tareas…).

-Cuando te internas en la zona de polvo, el juego se complica incluso más. Tienes que estar pendiente de tu medidor de oxígeno, el cual decae con cierta celeridad y recargarlo es cada vez más costoso. Si te internas en territorio no explorado, no tienes ninguna referencia (ni marcadores, ni visibilidad a más de dos palmos…), está todo plagado de Errantes. Pero también hay recompensas cuantiosas en forma de contenedores cerrados, bases con muchos recursos…por lo que puedes asumir riesgos para mayor recompensa. Sin embargo, morir es perderlo todo si no te transportas de vuelta a la base. Para facilitarlo, hay puntos de viaje rápido (agujeros de gusano), que debes despejar defendiéndolos durante dos minutos de los Errantes (lo cual es una tarea titánica si no usas bien las barreras para protegerte).

En general, no esperaba demasiado de Metal Gear Survive, y solo sabía la polémica que hubo con él al ser el primer Metal Gear sin Kojima y muy distinto a lo habitual en la saga. Pero lo que me encontré es un juego de supervivencia competente, con cierta ambición en sus mecánicas (todo está diseñado con cuidado y pensado para ponerlo difícil) y con una historia que, si bien es algo cliché, puede ser prometedora al avanzar. La parte online no la he tocado (tengo entendido que está muerto y más en Xbox One) pero, si se mantiene como hasta ahora y las nuevas mecánicas no estorban al conjunto, creo que Metal Gear Survive puede ser un interesante juego de supervivencia, con una jugabilidad bastante divertida. Quizá al avanzar se vuelva pesado o se le vean las costuras, pero, por ahora, lo que iba a ser solo una prueba en Game Pass por curiosidad se ha convertido en un producto que atrajo mi interés.

Entiendo que muchos pueden sentirse asqueados con Survive con todo lo que lo rodeó, pero lo cierto es que, si no tuviese Metal Gear en el nombre, podría haber tenido mejor suerte, porque ni mucho menos es un juego mal hecho. Tiene sus cosillas “cutres” (como un apartado artístico muy feo y una IA enemiga algo básica, más el tema de los micropagos y servicio que tan de boga está, o la penalización de vigilar hambre y sed limitando tu movimiento), pero también mucho potencial. A mi generalmente no suelen gustarme los juegos de supervivencia, y este lo hizo.

Probablemente lo seguiré jugando (apenas es el principio del juego), así que si alguien tuviese interés en algo del juego, quizá esto le sirva como una opinión, digamos, más “neutra”, sin tener Metal Gear en demasiada estima.


Nos encantaría saber qué te ha parecido esta reseña y si te gustaría ver artículos similares del mismo estilo. Y, por supuesto, tu opinión al respecto de lo dicho por el autor del mismo.

Si tienes cualquier idea o sugerencia para otro tipo de artículo, o cómo mejorar el Magazine, estaríamos felices de leerla. Que, hablando de él, estamos a puntito de llegar a las 200 publicaciones, y solo nos falta la tuya para conseguirlo 🙂

¡Nos vemos en el foro!

¿Qué te parece?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
Meh...
0%
Triste
0%
&/$&%?*
0%
De Pacoteros para Pacoteros.