Iyashikei: el arte del anime «que cura»

por Naliem el 7 febrero, 2019
Comic/MangAnime

El género Slice of Life (SoL) es uno de los más amplios dentro del mundo del manga y anime japonés. Amado por muchos y odiado por otros tantos, sin lugar a dudas se trata de uno de los géneros más populares y más trabajados, con infinidad de obras de todo tipo. Se tratan de una representación del día a día de los personajes, normalmente en un entorno “realista” y con una temática definida (por ejemplo, el misterio en Hyouka; el romance en Toradora, el típico “Cute girls doing cute things” omnipresente en la actualidad o los anime de adultos trabajando que están de moda también). Pero dentro de la infinidad que supone, existe un subgénero del SoL bastante nicho que ha ido ganando relevancia en los últimos años y sobre el que tratará esta entrada: el Iyashikei, o “healing anime”.

Iyashikei 1

¿Iya qué?

Iyashikei (癒し系) significa en japonés “curación”. Es difícil hacer una definición de este subgénero, pero englobaría todas aquellas obras que siguen el día a día de la vida de los personajes con un especial enfoque en la atmósfera y escenario y centrados en las interacciones entre personajes, dirigidas a un público adulto trabajador con el objetivo de “calmar” o “curar” al espectador, subirle los ánimos o relajarlo antes de ir a dormir y hacerle olvidar de cualquier frustración o situación complicada que pueda tener.

Iyashikei 2

Generalmente, son obras episódicas sin un argumento claramente definido, con una especial importancia de la naturaleza y utilizando la figura japonesa del “mono no aware” para encontrar la belleza en cosas mundanas y dando mucha importancia al paso del tiempo y el efecto que éste tiene en cosas efímeras.

El escenario: principal protagonista

El escenario donde toman lugar es siempre el personaje principal, no es un mero catalizador de una historia sino que toma suma importancia para conseguir la catársis que se busca. Casi siempre son entornos con naturaleza, con poco o nada de conflicto en ellos y muy detallados.

Iyashikei 3

Esto es conseguido mediante constantes planos del escenario, sin que ocurra nada importante en ellos pero sumergiéndote en su mundo. Y gracias al uso de técnicas de composición, proporciones, colores y el uso de elementos naturales que encontramos relajantes.

Iyashikei 4

Estos escenarios también son siempre el principal condicionador de las actuaciones de los personajes, estando basadas todas sus interacciones en ello. Por ejemplo, no podríamos entender Aria sin existir Neo Venezia, o Non Non Biyori no podría ser lo que es si estuviera enmarcado en una ciudad en lugar del campo.

Uno de muchos ejemplos que se pueden encontrar sería por ejemplo la primera escena de Non Non Biyori:

El Mono no Aware, el pilar básico de la narrativa

He mencionado antes el concepto Mono no Aware. Esta es una forma de pensar muy japonesa, que se puede ver en cualquier forma de arte o cultura nipona. Lo que más conocemos nosotros sería la especial importancia del Hanami (cerezos en flor), un periodo anual de tan solo dos semanas, y el gran amor de los japoneses a él. Esta importancia del paso del tiempo se transforma en nostalgia, un elemento muy presente tanto en las propias obras del género Iyashikei como en el espectador. Es un sentimiento agridulce que no sabemos muy bien por qué nos resulta agradable y positivo, al menos a mí (hay estudios médicos sobre los efectos que tiene la nostalgia en nuestro estado mental y dicen que es positiva, pero personalmente no tengo ni idea, les tendré que creer).

Abundan en estas obras los momentos reconfortantes, “heart warming”, sobretodo gracias a la previa personalización de los personajes, nuestro apego creciente por ellos con el paso de los capítulos y cómo podamos conectar con ellos en base a nuestras propias experiencias.

Cuando no todo es Mono no Aware

Una obra no puede existir sin narrativa. Los Iyashikei, como hemos dicho anteriormente, no suelen tener un argumento muy definido (y en caso de que lo tenga, se puede resumir en menos de una línea), y su narrativa se basa puramente en los personajes y en su evolución con el paso del tiempo. La cosa es que no se lo podemos dejar todo a esto, necesitamos más.

La curiosidad de los pequeños, temas familiares o encontrarse a uno mismo son otros de los elementos recurrentes del género. Pero también lo es la comedia. La comedia en los Iyashikei no es como en muchos SoL donde el objetivo es hacerte reir, sino explotar al máximo las características de los personajes y mediante la repetición de actitudes que les hace únicos (gags o quirks, como les queráis llamar), conseguir mantener una sonrisita constante al espectador. No es una comedia que se basa en el timing y en el “drop” de la broma como en la gran mayoría, sino que es más sutil.

Iyashikei 5

La música acústica, la mejor compañera

La banda sonora, en el caso de los anime, juega un papel muy importante para conseguir canalizar las sensaciones que quieren que sintamos. La palabra perfecta para definirlas en este género sería “atmosférica”. Se utilizan tonos generalmente acústicos con melodías simples sin utilizar grandes armonías y conjuntos instrumentales que consiguen que nos sumerjamos más en su entorno. Veremos que el 90% de música utiliza flautas, violines, pianos, guitarras acústicas, arpas y vocales.

Para poner unos ejemplos:

Algunos ejemplos

Aria: es seguramente el Iyashikei más reconocido y una de las bases del género así como referente absoluto. Trata de la vida de tres chicas, aprendices de gondoleras en una Venecia marciana del futuro, y su día a día entrenando y descubriendo la ciudad. Con una banda sonora inspirada por melodías mediterráneas y uno de los entornos más fascinantes y únicos del mundo de la animación, es el anime ideal para verse un capítulo al día antes de dormir y estar unos meses disfrutando. Especial mención a su tercera temporada, «Origination», que con un arte más actualizado (16:9, HD) y siendo la conclusión es sin duda uno de mis anime favoritos.

Iyashikei 6

Non Non Biyori: personalmente, uno de mis favoritos y con el mejor arte de paisajes que he visto en anime alguno. Va sobre la vida de 4 estudiantes y vecinas de un pueblo rural japonés, que van juntas a la misma clase siendo de años distintos… porque son las únicas estudiantes del pueblo. Se inclina más hacia la comedia que otros Iyashikei y tiene un ritmo muy, muy, muy lento y constantemente interrumpido por planos del escenario que quitan el aliento.

Iyashikei 7

Yuru Camp: otro de mis favoritos, gracias a su gran banda sonora con inspiraciones celtas y el buenrollismo y realismo que ofrece. Como podréis inferir por el título, trata sobre camping. Sí, camping, eso de irse a dormir a la intemperie, sin tu amada calefacción o camita. Y aún así, lo que consigue este anime es inducir al espectador un estado de confort absoluto, viendo a las protagonistas disfrutar de irse de acampada, haciendo comida casera y hablando sobre las cosas más nimias a la luz de un buen fuego con un buen grupo de amigos.

Si a eso le añadimos los toques de comedia y el maravilloso arte basado en localizaciones y campings reales de la zona de alrededor del Monte Fuji (todo el anime está documentado en la oficina de turismo de la prefectura en la que toma lugar), hacen de este uno de los mejores Iyashikei que existen.

Iyashikei 9

Shoujo Shuumatsu Ryokou: cambiamos completamente de… todo, respecto a los anteriores. Pero sigue siendo Iyashikei, al menos a mi parecer. Trata del día a día de Chito y Yuu, dos chicas que son de las últimas personas que han sobrevivido la guerra. Entre ruinas de una antigua gran ciudad y un pequeño tanque con el que se mueven por ella, cada capítulo está dividido en tres historias cortas en las que muestran a las dos chicas pasando el tiempo entreteniéndose con las cosas más para nosotros mundanas y reflexionando sobre la vida pasada, siempre con una actitud optimista de esperanza en un mundo desolado.

Iyashikei 10

Este es el máximo exponente junto con Yokohama Kaidashi Kikou del concepto “Mono no Aware”, el respeto hacia los objetos, nostalgia, paso del tiempo y el encontrar belleza en lo mundano. Todo lo comentado antes de la nostalgia se puede ver plasmado sin ningún lugar a dudas aquí, e incluso con reflexiones filosóficas que dan mucho que pensar. El manga sigue 12 capítulos cortos más de donde lo deja el anime y para mi da paso a uno de los mejores finales que he leído jamás. Muy recomendado.

Iyashikei 11

Yokohama Kaidashi Kikoueste manga (no tiene adaptación completa en anime, solamente unas OVA) es el precursor del género y la inspiración de muchas obras (se empezó a publicar en el 94). Nos cuenta la vida de una androide llamada Alpha en un Japón donde el nivel del mar y las erupciones volcánicas han terminado con la antigua civilización,  y las personas que quedan han tomado un estilo de vida completamente relajado, simple y disfrutable. Junto con su cámara de fotos y trabajando en su pequeño café en las afueras de Yokohama, nos va contando en primera persona todo lo que ve y experimenta.

Iyashikei 12

Se trata desde luego de un manga único y experimental, con muchos capítulos donde no hay nada de texto y otros tantos que son cortos (9-10 páginas) literalmente enseñando cosas como hacer la colada. Con su dosis de sentimentalismo y nostalgia hacia el mundo pasado, pero apreciando lo que se tiene en el momento, lo hace sin duda uno de los manga más influyentes en la corriente del Iyashikei.

Y hay bastantes más, como Flying Witch, Barakamon, Konohana Kitan, Hakumei & Mikochi o Tamayura; y otros donde la clasificación como Iyashikei es puramente personal y dependerá de cada uno, como Usagi Drop, Mushishi o incluso Shoujo Shuumatsu Ryokou.


Es todo el conjunto, tanto del entorno, los personajes en él, la nostalgia junto a comedia y otros temas y añadiendo la música en el caso de anime, que consiguen crear este efecto de relajación que personalmente tanto me fascina. Mi primer anime del género fue Aria, y me la vi tan solo el año pasado.

Desde que la vi y me enamoré de ella, he ido buscando más y más animes del género y no hay día que no me vea antes de irme a dormir un capítulo de alguno de ellos (recientemente, Tamayura). Son claramente algo muy nicho y que muchos no entenderán ni siquiera de lo que estoy hablando, pero a quien le haga “click” la fórmula que tienen, les encantará, y por desgracia no son de lo más conocido del mundo, por lo que cuanta más gente sepa al menos de su existencia, mejor.

Si bien el subgénero no es muy amplio, van saliendo cosillas constantemente y ahora mismo está en un buen momento, se ha sabido buscar un nicho de espectadores fieles y a parte atraer a grandes masas con fenómenos como Yuru Camp.

Comenta en nuestro foro qué te parece este subgénero de anime y los títulos que se comentan en este artículo, y no olvides darte una vuelta por nuestro Magazine. 😉

¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
100%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.