Análisis: Catherine Classic

por chivibowie el 21 enero, 2019
Videojuegos
Item analizado

Análisis: Catherine Classic

Autor

Vuelven los dilemas amorosos en Catherine

Catherine Classic 1

Mientras que la versión definitiva de Catherine, con la “coletilla” Full Body (que incluirá nuevas tramas y diferentes finales con la adición de otra chica en la historia llamada Qatherine), se lanza el próximo día de San Valentín en tierras niponas para los usuarios de Playstation 4 y PsVita, ha llegado a PC una versión actualizada de la versión editada para la anterior generación de consolas, para amenizar la espera de los interesados. Con respecto a la versión Full Body y gracias a las nuevas políticas de localización de Sega (Atlus, la desarrolladora del juego, no deja de ser un estudio de dicha compañía) parece que en pocos meses tendremos la reedición en occidente, como podemos ver en el Coming Soon de su página web.

Catherine Classic 2

Coming soon en occidente. Esperemos que sí.

Siempre me ha dado la sensación que habido bastantes dudas con la premisa de Catherine para los que no están habituados a los videojuegos “alternativos”. Que si es un juego con un fuerte componente de sexo por sus imágenes sugerentes, un dating sim o un JRPG con pantallas de bonus moviendo bloques. Lo cierto es que no deja de ser un juego de puzzles al que le han incluido un “modo historia» a modo de aventura conversacional con toques picantes, y con un resultado final que hace que parezca que sea un título revolucionario, sobretodo por su planteamiento adulto y su capacidad de hacer que el jugador se vea incómodo ante su propuesta argumental (y jugable). 

Catherine es, en esencia, un juego sobre el amor, el compromiso y lo que significa «para siempre» cuando llegamos a una edad en la que tendríamos que haber “madurado”. Pero lo que parece en realidad, en su superficie, es que se trata de elegir entre dos mujeres a cada cual más diferente, con el tipo de protagonista indeciso que siempre parece tener que lidiar con dilemas particulares de doble filo.

Catherine Classic 3

A pesar de los nombres occidentales de los personajes, Catherine está claramente ambientado en Japón.

Vincent es un treintañero, digamos normal, con la cabeza “en otras cosas”, cuyo principal interés es beber con sus amigos en el bar de siempre. Nunca le vemos en su trabajo, pero se supone que es un ingeniero informático estancado en su carrera. Vive solo en el típico piso de soltero a pesar de tener pareja desde hace 10 años. Katherine, su novia, es lo opuesto: es seria, centrada y tiene un buen trabajo. Pero comienza a insinuar que está lista para dar un paso más en la relación: quiere el matrimonio. Vincent, por otro lado, se aterroriza ante la idea de su novia, mientras se pregunta por qué las cosas no pueden seguir igual entre ellos dos hasta ahora.

Catherine Classic 4

Catherine es la chica soñada del protagonista.

Mientras Vincent se está consumiendo por su ansiedad, culpa de los deseos de Katherine, aparece una atractiva joven justo cuando nuestro protagonista empieza su tortura por su indecisión. Se trata de Catherine (con C), y rápidamente se convierte en un problema para nuestro personaje. Después de una noche loca, nuestro protagonista se despierta junto a la chica en la cama, lo que hace que Vincent empiece a desmoronarse mentalmente todavía más.

De copas

Durante el día, Vincent se reúne en el Stray Sheep, el mencionado bar. Lugar habitual para él y sus amigos. Aquí, recibe la opinión de sus amigos (con subtítulos traducidos al castellano), sobre su situación sentimental y puede hablar con los parroquianos (que justamente casi todos tienen problemas similares a él). Corre el rumor de que hay una maldición que mata a los hombres que tienen dichos problemas a través de pesadillas nocturnas. 

Catherine Classic 5

El bar donde nos juntamos con los colegas es donde más libertad tendremos para relacionarnos con los personajes.

El círculo de amigos de Vincent es interesante y bastante creíble: el cínico Orlando es contrario al matrimonio, aparentemente herido amorosamente en el pasado; el joven Tobias está ansioso por juntarse con Erica, la camarera del Stray Sheep (que también es amiga nuestra desde nuestra época del instituto); y el reticente Jonny, aparentemente, está saliendo con alguien de quien nunca habla. Estas secuencias son bastante lineales, aunque hay alguna opción de diálogo. Más allá de haber presenciado una, no hay mucho mas ya que no tenemos la obligación de andar por el bar, pero hacerlo agrega mucho contenido a la historia, mientras hablas con los clientes que van y vienen a medida que avanza la noche. 

Catherine Classic 6

Durante estas escenas, los jugadores reciben mensajes de texto de Katherine y Catherine,  en la que tendremos que responder eligiendo entre varias opciones. El teléfono móvil, que también nos sirve para acceder al menú del juego y el poder guardar nuestros progresos, es un claro guiño del papel que la comunicación digital desempeña cada vez más en el romance y la intimidad. Vincent no podrá ver las fotos que Catherine envía en público (tenemos que irnos al baño para ello…). Como curiosidad, también tenemos a nuestra disposición a Rapunzel, una máquina recreativa con 128 niveles parecidos a los que tenemos que enfrentarnos en las pesadillas, por si todavía no estamos preparados para la noche que se nos avecina.

Catherine Classic 7

Rapunzel se puede considerar un juego aparte.

Pesadillas con consecuencias en el mundo real

Cuando anochece, Vincent se entrega a sus pesadillas, secuencias bastante aterradoras en las que se ve coronado por cuernos de carnero y en la que se une a otras ovejas antropomorfas (y familiares) aterrorizadas en un viaje que les obliga a escalar torres compuestas de bloques o morir. Vincent generalmente tiene que completar tres etapas de estos rompecabezas, escalando las torres apiladas empujando y tirando de los bloques para que pueda subir hacia arriba antes de que la base del escenario caiga. Los bloques con diferentes propiedades (algunos son inamovibles, resbaladizos o pueden romperse) hacen que la tarea sea difícil, aunque los objetos especiales que nos podemos encontrar (y adquirir entre fase), como las bebidas energéticas que le permite a Vincent escalar dos filas a la vez durante un período breve, ayudan mucho en nuestra tarea titánica. La sección final de cada pesadilla representa una amenaza letal que persigue a nuestro protagonista, y estos jefes son loables por su diseño bastante original a la par que “oscuro”, como suelen hacer los buenos de Atlus en sagas como Persona o Shin Megami Tensei. 

Catherine Classic 8

El diseño es bastante macabro.

Las reglas de los rompecabezas son fáciles de aprender, pero incluso en el modo más fácil del juego, a menudo puede ser frustrante. A pesar de que al principio parecen ser rompecabezas de lógica, las pesadillas requieren de nuestra velocidad (ya que son a contrarreloj) y reflejos que no nos evitarán que necesitemos múltiples intentos para tener éxito. La victoria siempre nos costará mucho esfuerzo, sin que la suerte sea un elemento que nos ayude y la mayoría de las veces tendremos la sensación de que estas secciones de puzzle son más punitivas que divertidas. El control y la disposición de la cámara tampoco ayudan, dejándonos en más de una ocasión al borde del abismo.

Catherine Classic 9

El juego nos pregunta sobre cuestiones amorosas. Algunas son bastante tabú, mientras que otras son algo fuera de lugar.

Sin embargo, la trama, tan atrayente basada en decisiones y su halo de misterio es motivo suficiente para intentar superar sus desafíos. La historia que Catherine ofrece, junto a las opciones de diálogo de su historia principal, es algo que engancha gracias a que puede ser muy subjetivo y no sería extraño que el jugador se sienta reflejado en la historia. Algunos jugadores verán en Vincent a un tipo vago y descuidado que quiere alejarse de su novia de siempre; otros le verán como un vago abatido que es “revivido” por una chica joven y atractiva; y otros lo interpretarán como a un hombre débil e indeciso que quiere hacer lo correcto pero no tiene la valentía para elegir. Cada respuesta mueve una aguja en un medidor. Las respuestas egoístas o no comprometidas lo llevan hacia un rojo malvado, mientras que al ser “coherente” y generoso, la aguja va a una zona azul, y aunque su impacto a corto plazo en el juego es limitado, nuestras decisiones finalmente culminan en uno de los ocho finales con los que cuenta el juego. Sí, la historia es tan importante que en la versión de Ps4 y PsVita parece que dejará a nuestra disposición varios modos de dificultad donde, incluso estas secciones, podrán superarse automáticamente para que observemos la historia de nuestro protagonista.  

Catherine Classic 10

Durante nuestras pesadillas nos encontramos a otros carneros que pueden morir o no, según nuestras acciones.

Aunque Katherine es la típica persona inamovible en cuanto a sus ideas y acciones, Catherine es la chica misteriosa y alocada que casa más con la mentalidad de Vincent, una chica sin lazos que sólo quiere pasarlo bien. Y por eso duda nuestro protagonista (y por ende, nosotros). La trama se aleja de los juicios absolutos: los jugadores pueden tomar su propias decisiones en base a nuestra opinión. En una de las mejores ideas del juego, una «voz misteriosa» que aparece en las pesadillas le pregunta regularmente a un Vincent sentado en un confesionario, sobre cuestiones morales relacionados (o no) con la temática de Catherine. Al dar tu opinión se te mostrará un gráfico circular que desglosa las respuestas de todos los demás jugadores hasta el momento. Las preguntas planteadas son lo suficientemente sutiles como para invitarte, no sólo a preguntarte cómo responderá Vincent, sino también cómo lo harías tú.

Catherine, el juego, da algunos giros muy surrealistas (sí, incluye bastantes “japonesadas” que en mi caso no son un problema) que pueden que desconcierten al jugador. Aun así, lo que Atlus consiguió hace ya casi una década, es un juego inusual, sorprendentemente innovador y atractivo. Su historia ofrece algo que pocos juegos han podido lograr de manera significativa: ser un verdadero enigma atrayente que nos enganchará irremediablemente. Frustrante, bella y extraña, Catherine se quedará contigo por lo menos en las 10 horas que tardaremos en acabar nuestra primera partida (después hay modos extras y tenemos la posibilidad de desbloquear nuevos finales). Y por supuesto, para la cita contaremos con la excelente música de Shoji Meguro de fondo para amenizar la velada.

Comenta en nuestro foro qué te parece este juego, y no olvides darte una vuelta por nuestro Magazine. 😉

Lo Mejor

- Argumento original y adulto
- Diseño artístico
- Desafiante
- El modo Babel y poder jugar a dobles
- La posibilidad de poder aumentar la resolución en la versión PC

Lo Peor

- Frustrante en muchas ocasiones
- El control
- Se echa en falta a veces poder ir a otras localizaciones aparte del bar
- Que no tengamos la certeza de que la version “Full Body” llegue a ser multiplataforma

Calificaciones
Nota del autor
Nota de los lectores
Califica aquí
Gráficos
8.0
Jugabilidad
8.0
Controles
8.0
Historia
8.0
8.0
Total del autor
Total de los lectores
Has calificado esto
¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.