Análisis: Sunset Overdrive

por AgumonDX el 19 noviembre, 2018
Videojuegos
Item analizado

Análisis: Sunset Overdrive

Autor

Hablar de Insomniac Games ha sido sinónimo de hacerlo de Sony hasta hace relativamente pocos años. Como padres de sagas exclusivas de Playstation, como Spyro The Dragon, Ratchet & Clank o Resistance, han sido uno de los estudios “second party” más prolíficos de la familia de consolas nipona desde prácticamente su creación, estando de absoluta actualidad tras el lanzamiento de Marvel Spider-Man para PS4, todo un éxito de crítica y público. Sin embargo, en la pasada generación Insomniac decidió empezar a volar sola, y con ello, asistimos al lanzamiento del primer videojuego de la compañía fuera de su ecosistema habitual, el fallido juego multi Fuse, inicialmente conocido como Overstrike. Sin embargo, aún más sorprendente fue el anuncio de este Sunset Overdrive exclusivo para Xbox One.

La jugabilidad

Este título se convirtió en la primera producción exclusiva del estudio para un sistema no-Playstation. Alejándose de la mayor seriedad de la saga Resistance y bebiendo en parte de algunas de las ideas de Fuse y la saga Ratchet & Clank, la consola de Microsoft recibió en 2014 este particular sandbox (será lanzado en PC próximamente), el cual me atrevería a decir que fue único en su especie en un momento temporal donde los juegos de este género proliferaban y, salvo excepciones puntuales, optaban por una extensa duración a expensas de la calidad y variedad de su cuantioso contenido, siendo las propuestas de la Ubisoft de entonces el ejemplo perfecto de esto. Es, por otro lado, el precursor espiritual de Marvel Spider-Man en muchas cosas, particularmente a nivel jugable y de diseño de contenido.

Sunset Overdrive 1

Sunset City es un caótico campo de juegos donde el Apocalipsis solo es un motivo más para desmelenarse.

En mi caso particular, todo lo que vi en gameplays de Sunset Overdrive me encantó, conectando desde el primer momento con su estética y su planteamiento jugable, convirtiéndose en uno de los principales motivos para adquirir una Xbox One en su momento. Desde hace ya tiempo, Microsoft está haciendo unos cambios drásticos a su política de exclusivos y el trato a su plataforma, con su política de lanzar sus juegos tanto en PC como en One (Play Anywhere) y una ferviente apuesta por los servicios gracias a su suscripción Xbox Game Pass. Hace tiempo, se podía pensar incluso que su futuro no pintaba esperanzador, lo cual ha cambiado de cara al medio plazo gracias a sus recientes adquisiciones de estudios.

Sunset Overdrive se mantuvo exclusivo de Xbox One junto a otros juegos como Halo 5 o Forza Horizon 2, todos ellos capaces de justificar la compra de la máquina, no siendo hasta hace poco que será lanzado también en ordenadores. En este análisis trataré transmitir cómo la producción de Insomniac fue un juego diferente a los demás open world que había por entonces en el mercado (incluso, en parte, hoy), dejando de lado aspectos tan cruciales de los triple A actuales como la potencia técnica o la presentación cinematográfica, para centrarse en aquello que tradicionalmente ha sido lo más importante en este hobby: la jugabilidad a prueba de bombas, capaz de divertir en cualquier circunstancia.

La historia de Sunset Overdrive

Sunset Overdrive 2

Una cosa que distingue Sunset Overdrive de otros juegos es su protagonista: aquí no somos un héroe, sino un simple ciudadano gamberro con muchas ganas de dejar huella.

El planteamiento inicial de la historia es el siguiente: somos una persona cualquiera de Sunset City, trabajando en la limpieza de un festival que está teniendo lugar para presentar la nueva y revolucionaria bebida de la compañía Fizzco, denominada Overcharge. Todo parece transcurrir como se esperaría en un evento semejante, pero algo se tuerce: los que beben el producto comienzan a sentirse mal y a mutar en horribles criaturas deformes y adictas al Overcharge, atacando a todo el que se pone a su alcance, entre ellos, nosotros, desatándose así el apocalipsis en la ciudad.

De algún modo, en Sunset Overdrive, nuestro personaje (el cual podremos editar, tanto en su género como en su complexión, cara y peinado) logra escapar de toda la locura, y se abre un momento nuevo en la ciudad, liberado de responsabilidades y con dos objetivos primordiales: encontrar la forma de escapar de Sunset City…y pasarlo lo mejor posible en el proceso. Para ello, irán desfilando una serie de secundarios absolutamente estrambóticos, estereotipos andantes perfectamente conscientes de serlo, malhablados y burlones, que irán planteando una serie de objetivos, a cada cual más delirante, para ir desentrañando el misterio de la noche del apocalipsis…y sobrevivir al intento.

Mencionaba anteriormente que Sunset Overdrive no es un juego que preste especial atención a lo habitual en el género open world, pero sí tiene mucho del particular humor que ha imprimido Insomniac a sus producciones a lo largo del tiempo, siendo una versión vitaminada de lo que presenta habitualmente la saga Ratchet & Clank, pero perdiendo todo atisbo de coherencia por el camino. Aunque hay un hilo conductor más o menos estable en la historia, la realidad es que el principal impulsor de la misma es la colección de coñas, rupturas de la cuarta pared, comentarios jocosos de nuestro protagonista, críticas ácidas a distintos aspectos de la sociedad, o incluso quejas acerca de aspectos tradicionales del género, como las misiones de recadero o la utilidad de los viajes rápidos (casi parece premonitorio viendo cómo plantearon esto último en Marvel Spider-Man).

Sunset Overdrive 3

La movilidad es importantísima en Sunset Overdrive. El suelo es nuestro punto débil, tanto en los combates como en las misiones.

No creo que pase a la historia en absoluto, pero la trama y los personajes de Sunset Overdrive son lo suficientemente carismáticos y hacen su labor humorística tan bien que logran enriquecer perfectamente el desarrollo jugable, no descuidando ni siquiera la calidad en las misiones secundarias, todo ello completamente doblado al castellano con un tremendo nivel en todo momento, contando además con la voz de Rubén Doblás “ElRubius” para un par de NPCs, el cual sí contrasta un poco respecto a las otras voces, sonando algo menos profesional, pero imprimiendo gran parte de la espontaneidad de sus vídeos, bastante coherente con el tono general de esta aventura. En cuanto a la banda sonora, está marcada por el rock y el punk en su mayoría, por lo que si disfrutamos estos estilos, sin duda las distintas canciones amplificarán nuestras sesiones de juego.

Por poner algunos ejemplos, en Sunset Overdrive encontraremos una tropa de roleros totalmente convencidos de estar viviendo en el siglo XII (y poniéndose a sí mismos en aprietos por ello), un nerd experto (o quizá no tanto) en hackeo, un ingeniero completamente loco que fabrica amplificadores de armas, una modista que no se corta en criticar nuestro estilo a cada pieza de ropa que nos ponemos, o la mascota de Fizzco, el enorme Fizzie, el cual deja algunos de los mejores momentos de la aventura. Sin obviar, por supuesto, a nuestro personaje principal, que, pese a ser un avatar creado en un editor, cuenta con una personalidad arrolladora, haciendo que hasta el momento más serio de la aventura se convierta en una locura, tirando de sarcasmos, burlas y referencias encubiertas cada vez que puede.

Sunset Overdrive 4

Encontraremos infinidad de pruebas que nos desafiarán a superar nuestros límites con el control del personaje, sencillo de aprender pero con muchas oportunidades de profundizar.

Si es cierto que puede ser que se repita un cierto patrón en la trama de Sunset Overdrive, pasando de resolver los problemas de un grupo o sector de la ciudad para hacer lo mismo con el siguiente, pero la diferenciación de los personajes y la variedad de las misiones logran camuflar un poco esto. Todo ello se verá aderezado por un apartado técnico que, si bien no es absolutamente de lo más puntero de Xbox One, sí que ofrece personalidad, colorido y un grado de expresividad considerable en los personajes, y lo más importante, prácticamente cero caídas en la tasa de imágenes por segundo, lo cual es algo tremendamente importante en un juego como éste, donde el caos en pantalla será constante.

El apartado técnico

Pero, aunque en lo referente a la historia es realmente divertido y en lo técnico es notable, donde realmente brilla Sunset Overdrive es en el apartado jugable. Normalmente, cuando me enfrento a un open world suele ocurrir que, salvo excepciones concretas, las mejores misiones son aquellas que componen el hilo conductor principal, “rellenando” el juego y engordando su duración con una serie de tareas repetitivas y poco inspiradas que, en muchas ocasiones, no ofrecen ningún incentivo para realizarlas más allá de obtener el 100% de los logros. Sin embargo, en el juego de Insomniac esto no ocurre, siendo cada elemento del juego, ya sea principal o secundario, perfectamente trabajado, tremendamente variado, y útil para algo más allá de conseguir un logro en tu cuenta. Por fortuna, el género ha madurado en estos años y cada vez se percibe más esta tendencia, pero, en su día, Sunset Overdrive era toda una rareza.

El planteamiento jugable es el siguiente. Podremos controlar a nuestro personaje con el stick, usando el botón A para saltar y B para golpear, mientras que el Y nos permite interactuar con NPCs u objetos del entorno. Con el botón LB podremos abrir la rueda de armas (al estilo de Ratchet & Clank, mejorando varios niveles con el uso), con RB esprintar en ciertas condiciones, y con RT dispararemos. ¿No creéis que falta algún botón en esta explicación? Exacto: el botón X, asignado a la acción de grindar, y la clave absoluta de la jugabilidad de Sunset Overdrive.

Sunset Overdrive 5

El combate sigue la pauta de Ratchet & Clank, pero la lleva más allá por la obligación de estas siempre en movimiento.

La idea es que nuestro personaje es prácticamente inútil en tierra, siendo rápidamente rodeado por los enemigos y cayendo con una facilidad pasmosa, lo cual nos lleva a tener que aprovechar Sunset City a nuestro favor, grindando (o subgrindando) por cuerdas y barandillas, rebotando en ciertas superficies, corriendo por las paredes, rebotando en ellas, haciendo parkour sobre señales o muros, o incluso deslizándonos por el agua o esprintando en mitad del aire. Mientras estemos haciendo alguna de estas acciones, podremos combinarlo con el empleo de las armas (contando con un auto-apuntado y una acción de ralentizar con LT necesarios en unas condiciones tan cambiantes y veloces, lo cual no perjudica a la cámara prácticamente nunca).

Sunset City es una ciudad preparada totalmente para ejecutar estas acciones, por lo que podremos combinar una detrás de otra para desplazarnos a toda velocidad por ella mientras masacramos enemigos o cumplimos distintas tareas, siendo algo que, si bien cuesta un poco pillarlo en las primeras horas, una vez lo dominamos hace que, sin importar la distancia a cubrir, no queramos utilizar el viaje rápido para alcanzar nuestro objetivo (¿os suena?), debido a lo divertido que es ir combinando en tiempo real las distintas acciones de estilo para desplazarnos por la ciudad, teniendo uno de los esquemas de control más dinámicos, veloces y fluidos que he podido disfrutar en sandbox alguno.

Todas esas locuras, además, irán llenando un medidor denominado “estilo”, representado con un rayo en la esquina superior derecha de la pantalla junto al contador de combos (al lado contrario está la vida y la munición). Cuantas más acciones combinemos, más subirá, y esto nos proporcionará la activación de una serie de ventajas en nuestro personaje y en las armas, denominados “Amplis”. Estos los iremos recibiendo en las misiones o creándolos nosotros mediante la recogida de una serie de coleccionables dispersos por la ciudad (como globos de Fizzie, zapatos sucios o rótulos de Overcharge), haciendo que, por ejemplo, al grindar salga fuego por el raíl, que lancemos tornados con el ataque cuerpo a cuerpo, que un arma invoque a La Parca (de lucha libre) al eliminar oponentes, que nuestras volteretas generen electricidad…

Sunset Overdrive 6

Jugar bien tendrá sus recompensas, así que intenta aprovechar cada ocasión de moverte con estilo.

Además, esa no será la única recompensa que recibamos con nuestro estilo, puesto que cada tipo de acción nos irá otorgando insignias por su repetido uso (como grindar X veces, eliminar oponentes…), las cuales podremos canjear por “Turbos”, que son ventajas pasivas como mayor % de vida, más munición en una categoría de arma, aumentar el daño causado a una categoría de enemigos o reducir el que nos infligen, pudiendo además mejorar su nivel en cierta medida con más insignias…Así, combinando todos estos elementos, podemos tener un personaje notablemente diferenciado del de otro jugador, y adaptar la experiencia de juego, a través de los Turbos y Amplis equipados, a nuestro estilo particular.

No podemos olvidar las armas, las cuales iremos obteniendo en misiones o comprándolas a un NPC llamado Jack Dos Sombreros (que también vende munición y planos que nos permiten localizar los ingredientes para los Amplis o los móviles, de los que hablaré después). Como es habitual en Insomniac, estas armas serán un derroche absoluto de originalidad, pasando de un lanzagranadas de ositos a un fusil futurista, pasando por una bomba de pulsos, un cañón congelador, un cebo holográfico o un lanzador de vinilos.

Algunas de estas armas serán más eficaces contra un tipo de enemigos (habrá tres: Colgados, Sarnosos o Robots, con varias categorías, tamaños y niveles de peligrosidad) y tendrán sus barras de experiencia individuales, que, conforme más las usemos, más crecerán, aumentando su nivel y con él, la munición, el daño, o la posibilidad de equiparle un ampli de armas al nivel 2, haciendo que, por ejemplo, un impacto de una escopeta convierta a un enemigo caído en un OsiTNT que amplifique el caos, o ponga bajo nuestro control a otros, o los electrifique…personalizando así cada una de las armas. Mi percepción es que hay algunas de ellas mucho más útiles que otras, pero en general es un plantel muy extenso y adaptable tanto al estilo del jugador como al objetivo de una tarea concreta.

Sunset Overdrive 7

No todas las misiones son especialmente originales (es un punto que Insomniac aun arrastra en Marvel Spider-Man) pero la jugabilidad incita a completarlas todas.

En Sunset Overdrive podremos realizar tres clases de misiones: por supuesto, estarán las principales, que llevan el hilo conductor de la trama y suelen ser las más intensas, largas y variadas. Luego, las denominadas “Tareas” (con iconos azules) son algo más sencillas (habitualmente son de recogida o de búsqueda), pero igualmente interesantes de realizar por sus recompensas, mostrando pequeñas sub-tramas en ellas, incluso siendo a veces complementarias a la trama principal, y por último, los Desafíos (verdes), de los cuales hay 54 en total divididos en categorías, como Reparto de Bombas, Desafío de Puntos, de Desplazamiento, o gymkanas de destrucción.

En todos ellos se nos exigirá destreza en aspectos diferentes de la mecánica de juego (como el desplazamiento, la capacidad de derrotar enemigos con estilos nuestra movilidad para recoger puntos…) y son muy breves, pero intensos y además tienen un componente competitivo, al mostrar los rankings de nuestros amigos del Live y los globales. En un par de ellos incluso hay guiños a Spyro The Dragon y hasta a Crash Bandicoot. Pese a que la dificultad para obtener el bronce en ellos es escasa, lo interesante (como son las prendas de ropa) solo se consigue con el oro, lo cual nos lleva a repetirlos y picarnos por superarnos, cosa incentivada no solo por la recompensa, sino también por la diversión que otorga, puramente arcade.

El cumplimiento de todas estas misiones nos dará dólares, moneda necesaria para adquirir piezas de ropa al NPC Calista (desde complementos a maquillajes faciales, pasando por tatuajes, pantalones, chaquetas, zapatos…algunos de ellos tremendamente horteros y risibles, como un disfraz de caballero, de luchador de wrestling o de animadora, el cual también podemos equipar al personaje masculino). También tendremos otra fuente de liquidez, el Overcharge, imprescindible para Jack Dos Sombreros y, por tanto, para adquirir nuevo arsenal. No podremos dejar de lado la recogida de coleccionables, porque son nuestra puerta a adquirir nuevos amplis (si bien iremos obteniendo algunos automáticamente).

Sunset Overdrive 8

Los móviles son coleccionables opcionales que enriquecen una historia que, si bien no pasará a la historia, consigue hacerse amena.

Paralelamente a todo esto, también tendremos la posibilidad de encontrar 40 móviles desperdigados por todo Sunset City, cada uno de ellos desvelando conversaciones que enriquecen en cierta medida la delirante trama. Podremos comprender todo el proceso irregular de fabricación del Overcharge desde su origen (incluyendo muertes en las Fosas de las Marianas o ratones zombi), hasta diálogos entre personajes de la historia que, contextualizados con los eventos que ocurren, son mucho más graciosos y ayudan a entender mejor aspectos que ocurren, sin perder en todo momento el tono distendido y humorístico. También tendremos vídeos de Sunset TV, y un modo multijugador muy muy loco: Pelotón Caos.

El Pelotón Caos

Con hasta un máximo de 8 jugadores, tendremos que realizar una serie de misiones (entre una cierta variedad) colaborando con el resto para llevarlas a buen puerto. Tendremos que escoltar un convoy o recoger puntos, entre otros. Tened en cuenta que si ya de por sí pueden montarse auténticas escabechinas en el modo individual, imaginad que puede ocurrir con 8 personas haciendo eso en el mismo sitio. Las partidas, si bien en el momento en le que lo jugué ya me ha costó un poco encontrar gente, son bastante disfrutables, variadas (algunas de ellas basadas en objetivos de la historia, y otras únicas para Pelotón Caos) y entretenidas, además de ofrecernos amplis y armas exclusivos por participar en ellos, cosa a tener en cuenta para los completistas.

Sunset Overdrive 9

Tendremos hasta tres tipos de misiones, más coleccionables que recoger en una Sunset City no muy grande, pero sí bien aprovechada.

Si hay un talón de Aquiles a todo esto, es sin duda la duración. Es cierto que prácticamente todo el contenido de Sunset Overdrive, ya sea principal o secundario, ofrece un grado de personalidad y trabajo suficiente para ser disfrutado y completado, pero aun haciendo eso no tenemos una aventura demasiado larga. Completar toda la historia, tareas y desafíos me llevó en mi caso 14 horas y media, quedando pendiente solo la recogida de algunos móviles y coleccionables (de los cuales hay bastantes) y obtener algunas armas y Amplis, o incluso repetir aquellas misiones o tareas que nos hayan gustado especialmente, lo cual puede estirar la duración unas 6 o 7 horas más (como mucho 10 gracias al multi), lo cual, para el género open world y las duraciones que suele manejar, algo corto, aunque bien es cierto que mejor esta duración aprovechando cada hora, que el doble con un contenido más repetitivo y prescindible.

La conclusión

En definitiva, considero que Sunset Overdrive es una de las grandes propuestas exclusivas en consolas con las que cuenta Xbox One, y uno de los open world más divertidos (aunque no sea el más largo o completo) que he disfrutado en los últimos años. Con una atmósfera rebelde, creada tanto por la estética de Sunset City como por sus personajes, enriquecida por su banda sonora, nos ofrece una ciudad de cierto tamaño para explorar a libertad, con uno de los esquemas de control más dinámicos del género, logrando, en combinación con las armas y las mecánicas del botón X, una experiencia de juego tan divertida que motiva al jugador a completar absolutamente todas las misiones y retos, lo cual pocos videojuegos pueden presumir de lograrlo.

Sunset Overdrive 10

Sunset Overdrive está disponible en Xbox One desde hace varios años, y en este presente 2018 llegará a PC. Insomniac posee los derechos de la franquicia.

Antes de finalizar el análisis, debo destacar que fue lanzado en su momento un pase de temporada que añadía nuevas e irreverentes misiones, amplis y armas al conjunto que, al poco que hayas disfrutado la aventura (lo cual, si eres poseedor de una One, es casi una obligación si te gusta el género o disfrutaste anteriormente de los Ratchet & Clank o los Prototype, de los cuales bebe en cierta medida amplificando sus virtudes) es imprescindible. Actualmente, además, es muy fácil encontrar el juego a bajo precio en cualquier sitio, y además va a ser lanzado en PC a un precio prácticamente de derribo, por lo que ya no hay excusas para dejarse atrapar por el apocalipsis (perdón, lopetalipsis) que ha preparado Insomniac Games, en uno de sus mejores videojuegos de los últimos años, y una buena forma de saber de dónde nacieron las bases que sustentan la cuidada jugabilidad del Marvel Spider-Man. Difícilmente si te gusta uno no te gustará el otro, y, quizá, con un poco de suerte, el lanzamiento en PC augura un futuro prometedor a este universo de locos que Imsoniac creó.

Comenta en nuestro foro qué te parece este juego, y no olvides darte una vuelta por nuestro Magazine. 😉

Lo Mejor

- Una jugabilidad a prueba de bombas, que hace de la movilidad su eje.
- Una ambientación muy jocosa y desenfadada. Sunset City se siente un patio de juegos.
- La originalidad del armamento, su mejora, y la velocidad de combate.
- El personaje principal, con mucha presencia pese a ser un avatar.

Lo Peor

- No es demasiado largo comparado con otros open world, ni tiene tanto contenido.
- Aunque divertido, no todo el contenido secundario está igual de elaborado.
- Técnicamente no es especialmente brillante.
- Algunas pruebas tienen una dificultad poco balanceada.

Calificaciones
Nota del autor
Nota de los lectores
Califica aquí
Gráficos
8.0
Jugabilidad
8.0
Controles
8.0
Historia
8.0
8.0
Total del autor
Total de los lectores
Has calificado esto
¿Qué te ha parecido?
LOL
100%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.