Análisis: SuperHOT

por Josh_Cell el 5 septiembre, 2018
Videojuegos
Item analizado

Análisis: SuperHOT

Autor

Nunca digas «ya lo he visto todo», porque cosas como SuperHOT te van a devolver esa pelota. Con un concepto único y una identidad propia, este título ha conseguido destacar entre la marea de indies que nos llegan estos últimos años. Siéntete como en Matrix, esquiva balas, y resuelve escenarios como si de rompecabezas se tratasen.

Pero ojo, porque la realidad es muy distinta de lo que aparenta.

SUPERHOT - Se va a ver un follón que no saben ni dónde se han metío

«es el shooter más innovador que he jugado en años»

SuperHOT desde el primer momento nos mantiene inmersos en una experiencia que nos habla directamente a nosotros: Una charla inicial con el que parece ser un colega o un conocido. Un misterioso archivo ejecutable. Una promesa de vivir una experiencia única y alucinante…

 Todo sucede en una escueta conversación a través de la pantalla y el teclado, como haríamos en un chat. Y de pronto, estamos de lleno en la acción, y esta es ciertamente especial y única.

Una sucesión de niveles en primera persona donde tendremos que eliminar enemigos con el tiempo ralentizado. Habrá que hacer uso de armas de fuego, de corto alcance, o nuestros puños para salir al paso. Tirando del concepto «ensayo y error», tendremos que adaptarnos y anteponernos a cada situación. A medida que progresemos, las pruebas serán más duras y reclamarán mayor sincronización, precisión y control del tiempo. Pero incluso antes de que demos un paso, hay algo que destacaremos antes de nada.

SUPERHOT - ¡Vas a perder la cabeza!

Irrealidad

Si algo nos va a chocar de entrada cuando empecemos a jugar a SuperHOT , es su singular estética minimalista. Pocos colores, pero el empleo de estos está perfectamente definido por una función e intención inequívoca. Nuestros «enemigos» serán figuras humanas con vivos colores rojos y de apariencia vidriosa. Por contra, nuestro entorno estará definido casi en su totalidad por objetos y elementos descoloridos y estáticos. El contraste entre la escala de blancos y grises con el rojo vivo es más que notable. Solo hay una única excepción con aquellos objetos con los que podremos interaccionar, presentándose en una tonalidad negra. Incluso nuestro protagonista presenta un color negro cuando vemos su brazo, y creedme, podéis apostar que es totalmente deliberado.

Los diseños de nuestros blancos serán, además, exageradamente geométricos para tratarse de humanos reales. Los entornos también presentan diseños marcadamente poligonales, pero más detallados y «reales». Sin embargo, esto no hace que el mundo de SuperHOT se perciba en algún sentido «real». El ver a nuestros enemigos despedazarse como trozos de cerámica, la ausencia de sombras en estos… Puede parecer obvio decir que todo ese mundo es irreal por el contexto de la trama de SuperHOT, pero son los detalles los que hacen de esa irrealidad algo admirable.

SUPERHOT - ¡Come codo, campeón!

El cuerpo a cuerpo será un recurso tan necesario como las balas en SuperHOT .

SUPERHOT - ¡EN SU CARA!

¡A QUEMARROPA!

Aparte de los enemigos, los rastros de bala también dejan haces rojos con su trayectoria. Todos ellos tienen una intención clara relacionada con ese color: indicar un peligro. A nivel instintivo, el rojo es el color que primero asociamos a una situación peligrosa. Lo vemos en el fuego o en la sangre, y en nuestra sociedad lo hemos adaptado por ejemplo a las señales de prohibición en el tráfico y otros ámbitos. SuperHOT juega con esa asociación y la emplea para un objetivo que desentrañaremos a medida que progresemos. Puede resultar extremadamente simple en su lógica, pero también es directo y muy efectivo.

El diseño en SuperHOT es algo que destaca por múltiples razones, y una que quizás algunos pasen por alto es su ausencia de banda sonora. Cada nivel se desarrolla sin ningún tipo de música de fondo. Tan solo sonidos ambientales que enfatizan la sensación de vivir un momento con el tiempo ralentizado indefinidamente. Esto crea nuevamente un contraste extremo, como ocurre con los colores. Los efectos de audio tampoco son numerosos y se centran en los disparos y los «tiempos bala» creando distorsiones sonoras. Al final de cada nivel, una intrigante voz robótica repitiendo «SUPER. HOT.» incesantemente, pone el broche dorado.

Todo el apartado audiovisual está creado concienzudamente para distorsionar nuestra percepción de la realidad. Nos adentra en un mundo imposible pero, aun así, nos sumerge de lleno. SuperHOT nos transporta a ese mundo y expone nuestros sentidos de forma magistralmente manipuladora. La estética va más allá de una mera decisión de diseño: es un lenguaje en si, con sutilidades apenas perceptibles incluso para los que vean el final. En ese sentido, no puedo evitar elogiar el trabajo de diseño que desempeña SuperHOT . Aúnan identidad, estilo, y un uso inteligente se las artes audiovisuales.

Ralentiza tu mundo

Está claro a nivel visual SuperHOT destaca, pero su apartado jugable no se queda atrás. La base es el concepto “tiempo bala” y el planteamiento de niveles como pequeños puzles de habilidad esquivando y disparando. Apareceremos en lugares de la nada, y tendremos que eliminar todo enemigo que se cruce en nuestro camino teniendo siempre muy presente la lógica temporal que emplea el juego. Si nos movemos, todo transcurrirá a su velocidad normal, pero si nos paramos, el mundo se ralentizará al extremo.

SUPERHOT - Una sombra que va a morir

La clave para el éxito será saber cuándo movernos y tener un especial control espacial con nuestro entorno. SuperHOT hace muy buen uso de esto porque los enemigos aparecerán de todas direcciones cogiéndonos desprevenidos más de una vez. Los obstáculos a nuestro alrededor pueden jugar a favor o en contra, ya sea bloqueándonos visualmente la presencia de enemigos, o como cobertura ocasional. Esto hace que el entorno sea un protagonista más de la acción y no solo una mera decoración.

Con nuestro avance por la historia principal, podremos aprovechar otras habilidades. Es el caso del intercambio de cuerpos, donde nos «transportaremos» al cuerpo de un enemigo y seguir nuestra particular cruzada. Obviamente es una habilidad que no se puede utilizar sin más, y tendrá que transcurrir un tiempo entre cada uso.

Un pequeño ejemplo de la acción de SuperHOT

La originalidad de SuperHOT sin embargo entra en conflicto con otros aspectos del juego. Los que completen el título destacarán sobre todo lo corto que es. Con un par de horas puedes completar el recorrido principal, algo que se puede antojar muy escaso. La historia principal además no tiene ningún aliciente real para ser rejugado, convirtiéndose en un truco de único uso.

Por suerte, SuperHOT cuenta con un buen número de modos extras secundarios para alargar su vida útil. Desde modo sin límite, speedrun, pruebas cronometradas… Hay una buena variedad para darle al juego una vida más prolongada de la que parece inicialmente. Eso sí, dependerá de cuanto te apetezca rejugar estas pruebas. En estas además encontraremos los modos más retantes y que nos inviten a superarnos con cada intento.

SUPER. HOT. SUPER. HOT. SUPER. HOT. SUPER…

Con todo lo comentado hasta ahora, creo que podéis haceros una idea de lo que tenéis entre manos con SuperHOT . Hay que reconocer sin duda que el tiempo que dura SuperHOT es muy satisfactorio. Su trama principal encierra giros y secretos, y sabe perfectamente jugar con la cuarta pared. Sabe sorprender en ocasiones (más allá de su concepto), y nos sumerge en la acción con interés.

El juego es sinónimo de originalidad y conceptualidad, pero también lo es de brevedad. Hay valentía en sus ideas y su ejecución es buena, trayendo un soplo de aire fresco al mundillo. Sin embargo, es uno de esos casos donde se quedan cortos en su propuesta principal y destacan sobre todo por concepto. Por eso mucha gente es posible que rehuya de pagar su precio completo de buenas a primeras. Carece de la capacidad de proponer un reto mayor, al menos en su recorrido principal. Su planteamiento de shooter/rompecabezas es atractivo, y podría dar un mayor juego en caso de que quieran expandir la idea; pero por el momento, quienes quieran llevarlo al límite, tendrán que conformarse con los modos secundarios tras la primera partida.

¿Es recomendable SuperHOT ? ¡Por supuesto! Pero debes de ser consciente a lo que vas. Esto está más cerca de un Rime que de un DOOM, en el sentido de que no se trata de acción desenfrenada, ni buscar el máximo exponente de un género más que explotado. Es una experiencia distinta, breve pero absolutamente única y singular, original y pensado para ser en cierto modo incluso transgresor. Su calidad no se mide por horas, sino por saber dejar una huella única y con identidad propia. A pesar de sus «peros», dadle un merecido tiento cuando lo consideréis oportuno.

Comenta en nuestro foro qué te parece este juego, y no olvides darte una vuelta por nuestro Magazine. 😉

Lo Mejor

- El estilo visual, minimalista pero con identidad e incluso narrativo
- La mecánica de tiempo bala y el planteamiento de niveles como puzles que shooters
- El uso de la cuarta dimensión, es interesante el tiempo que dura...

Lo Peor

- ...pero no dura mucho su campaña principal, te la terminas en una tarde.
- Bastante fácil por lo general. Ausencia de reto.
- Queda cierta sensación de que las mecánicas podían haberse explotado mejor

Calificaciones
Nota del autor
Nota de los lectores
Califica aquí
Gráficos
7.0
5.0
Jugabilidad
7.0
9.0
Controles
7.0
8.0
Historia
7.0
6.6
7.0
Total del autor
7.2
Total de los lectores
1calificación
Has calificado esto
¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.