Opinión: Rime

por Strelokdegtyarev el 31 agosto, 2018
Videojuegos

Rime

La ultima obra de Tequila Works (creadores de Deadlight), Rime, me cautivó desde un principio, con su agradable y colorida dirección artística y su simple y directa jugabilidad, la cual me hacía recordar aquellos tiempos de infancia donde solía jugar títulos vistosos de aventuras/plataformas en la PSX. Pero, sobretodo, me fue inevitable establecer una relación directa con las 2 primeras obras de Team ICO, que, de hecho, me parece que posee referencias directas hacia el propio ICO. En el caso concreto de Rime no me parece adecuado analizarlo de forma aislada separando sus apartados, es decir, el clásico esquema de historia-jugabilidad-música-gráficos, pues considero que esta obra debe verse de manera global o aproximársele de una manera holística. Trataré de no caer en spoilers, así que me disculpo si la lectura se torna ambigua.

Rime magia

Experiencia audiovisual por sobre todo

Porque Rime es, sobretodo, una experiencia audiovisual, donde la jugabilidad está planteada de tal manera que sea casi imposible que el jugador se quede atascado en algún punto, y por lo tanto podemos seguir viviendo o “sintiendo” lo que nos va revelando poco a poco el juego, pues su historia se cuenta mediante las imágenes. Cabe destacar que el juego carece de diálogos y tampoco hay narrador alguno, pero llama la atención que precisamente sea con la voz (y el canto) del niño aquello con lo que podamos ir activando determinados mecanismos presentes en los puzles. Y todo esto acompañado de una emotiva banda sonora y buenos efectos de sonido, lo que en conclusión dotan al juego de una ambientación inmersiva.

Por otro lado nos encontramos con escenarios más o menos extensos, los cuales podemos explorar. Sin embargo, a partir de la mitad del juego la exploración pasa a un segundo plano y nos encontramos con escenarios más cerrados y lineales. Cada escenario tiene un apartado artístico excelente y, atención, pues son mas variados de lo que podemos pensar en un principio. Entre ellos podemos encontrar un bosque, ruinas, desiertos e incluso un poco de selva. Graficamente el juego no es lo mas puntero, pero su arte suple y por bastante las carencias que podria presentar.

Rime diurno

El protagonista

Para poner en contexto al que no haya jugado a este título todavía, en el inicio no sabemos nada de nuestra situación como personaje, y deducimos que somos el sobreviviente de un naufragio: Un niño atrapado en una isla que, a juzgar por el paisaje, podría estar en pleno mediterráneo. Una vez que descifremos el primer puzle, conoceremos a nuestro guía y acompañante de aventuras, el cual es un gigantesco faro en el centro de la isla. A este lo descubriremos con el niño, y es ahí donde debemos llegar nada más comenzar.

Por desgracia, aquel que espere combates y acción quedará decepcionado. El niño, nuestro protagonista, no golpea; solo corre, salta, escala, grita y canta. Las partes plataformeras son, en cierta medida, guiadas y no existe tal cosa como morir o perder. Enemigos los hay e incluso una especie de jefe; también existen aliados memorables que conoceremos a lo largo de la travesía por la isla.

Rime nocturno

Los puzles

Volviendo al tema de los puzles, el que quiera encontrar un reto intelectual no lo hallará en esta obra; de hecho, es casi imposible quedarse atascado. Aquel jugador amante de la jugabilidad pura, que espere disfrutar de una aventura plataformera al uso, tampoco quedará satisfecho (sobre todo por lo guiado de los saltos). Rime es más una obra de emociones: para algunos logra transmitir y llegar, para otros no lo hace. En mi caso, el final fue inesperado, y al ser un giro sorpresivo, no estaba seguro si lo interpreté correctamente. Sin embargo, una segunda vuelta despeja dudas. Casi todo oculta un significado simbólico, que solo cobra sentido una vez terminado el juego, desde nuestro compañero y guía, incluyendo los enemigos y los otros seres amistosos.

Rime lluvia

Rime tiene varios secretos y coleccionables (algunos realmente ocultos). Una vez encontrados, nos otorga un panorama completo e incluso agrega detallitos extras en la escena final. Es un juego en el cual hay que dejarse llevar, de lo contrario el jugador no disfrutará de la obra. Por lo tanto es muy posible que si el jugador no “conecta” con el juego le parecerá un mal producto. La única certeza sobre Rime es que tiene mucho de subjetivo.

¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.