Análisis: Ni No Kuni II: Revenant Kingdom

por Josh_Cell el 6 mayo, 2018
Videojuegos
Item analizado

Análisis: Ni No Kuni II: Revenant Kingdom

Autor

 

Little King’s Story

Level-5 se ha ganado una buena fama dentro del mundo de los videojuegos con una gran cantidad de títulos de calidad a sus espaldas. Desde la saga del Profesor Layton a desarrollar varias entregas principales de Dragon Quest, pasando por populares franquicias como Inazuma Eleven o Yo-Kai Watch, y por supuesto muchos JRPGs (el género predilecto de la compañía) con títulos como White Knight Chronicles, Rogue Galaxy, o sus títulos de debut, Dark Cloud y Dark Chronicle. A este último género perteneció el título que lanzarían en 2010 para Nintendo DS y un año más tarde para PS3: Ni No Kuni, con el que harían una peculiar alianza con Studio Ghibli, colaboración que, aunque limitada, imprimiría en el juego un estilo inequívocamente personal, visualmente asociable a la compañía que ha regalado leyendas cinematográficas de la mano de artistas como Hayao Miyazaki o Isao Takahata entre otros. Ahora en Ni No Kuni II esa unión no se ha repetido, pero se conserva ese estilo y esa magia que impregnó al primer juego, ahora al servicio de una nueva historia que busca dar nuevos aires a la (ahora) saga.

 

 

Un mensaje de paz

La historia de Ni No Kuni II da comienzo con una escena bastante chocante para lo que esperamos encontrar en una historia de fantasía como esta. Una breve pero intensa secuencia que nos llevará al Reino de Cascabel, donde asumiremos el control de Roland, un misterioso hombre que ha ido a parar a un mundo que no es el suyo, y Evan, un joven rey que está a punto de heredar el trono dejado por su difunto padre. Sin embargo, la coincidencia hace que esté sucediendo un golpe de estado en Cascabel, y guardias persiguen a Evan para poner fin a su vida y sentar en el trono a un usurpador. Roland tendrá que huir con Evan y, forzados en el exilio, el joven rey sin reino tendrá que emprender una dura travesía que le tendrá que llevar de nuevo al trono. Eso sí, no necesariamente el mismo trono que iba a heredar…

 

Ni No Kuni 2 Revenant Kingdom

 

Esta es a grandes rasgos la premisa de Ni No Kuni II, una nueva historia que nos va a poner en la piel de Evan y Roland en una andadura donde, como es habitual en los JRPG, conoceremos nuevos aliados, visitaremos nuevos reinos, y descubriremos un mal emergente que piensa poner en peligro al mundo conocido. Sin embargo también tendremos varios interrogantes desde el mismo principio del juego que nos hará preguntarnos sobre la naturaleza de algunos de los personajes que veremos a lo largo de esta aventura. Lo cierto es que la historia de Revenant Kingdom se puede describir con una palabra que prácticamente define todo el juego al completo: irregular. Entraré en profundidad en otras materias después, pero en torno al argumento, el resultado es ciertamente desigual en muchos aspectos.

 

Ni No Kuni 2 Fuego

 

Aunque en algunas entrevistas se ha afirmado que esta secuela tiene más gancho para el público adulto (principalmente por la presencia de Roland y no dejar todo el peso sobre los hombros de un niño como fue el caso de Oliver), lo cierto es que no tengo la misma impresión, puesto que la visión de Evan y el desarrollo en general de la historia resulta demasiado «amable» e incluso ingenua. Algunos momentos sí que se salen un poco de lo habitual y puede llegar a sorprender, pero en otros vamos a cuestionar las decisiones argumentales con un arqueo de ceja o incluso con reprobación. También la senda que recorreremos puede resultar bastante esquemática, en una estructura dividida por capítulos en los que principalmente pasaremos por distintos reinos con el fin de cumplir uno de los principales propósitos de Evan, que él mismo llamará «Tratado de Donovan». Cada reino cuenta con sus propios problemas, su propio líder, y situaciones peculiares en las que nos mezclaremos con el fin de obtener un pacto amistoso.

 

Ni No Kuni 2 líder

 

Sin embargo como descubriremos al cabo de unas cuantas horas, es probable que al final el argumento no termine de ser el principal aliciente en este Ni No Kuni II para algunas personas, y sí alguna de las alternativas jugables que nos propondrá el título. Personalmente no he terminado de sentirme cautivado con la historia o los personajes, quizás por ese aura de ingenuidad que comento antes, y también porque el mundo de Ni No Kuni se siente menos especial, a pesar de que aún contiene muchos elementos fantásticos que hacen que el ritmo o la narrativa no termine de decaer. Es una historia que creo que se afronta mejor con expectativas más bajas y desde un prisma más inocente, que te permita disfrutar de los pequeños momentos que repuntan el desarrollo y añaden encanto y simpatía a la historia.

 

Pero como digo, le falta un pedacito de magia que el primero sí tuvo. El anterior juego hacía un uso más intensivo de la dualidad entre ambos mundos, y tenía una importancia mucho más notable que en este título, donde queda sentenciado a un pequeño detalle en el contexto de Roland, además que la idea de «teletransportar» a un adulto no tiene el mismo misticismo que en el caso de un niño. En el anterior, a través de Oliver vivíamos un efecto El Laberinto del Fauno donde podías cuestionarte hasta qué punto aquello era real o una fantasía alimentada por un crío que está pasando un trauma. El «punch» es significativamente menor, pese a que hacen esfuerzos por mantener el encanto del mundo de Ni No Kuni, sin embargo no obtengo el escalofrío en la espalda de las últimas palabras de Oliver. Siento que el mensaje simplemente pasa volando por encima de mi.

 

Ni No Kuni 2 sometiendo

 

Si algunos os estáis preguntando si hay referencias o incluso una conexión directa con el primer Ni No Kuni, lo cierto es que sí las hay, alguna incluso muy directa, pero el mundo de Revenant Kingdom está creado para que especulemos hasta qué punto es el mismo mundo, si estamos en el futuro, o en una especie de dimensión paralela (no obstante, la base misma de Ni No Kuni es la existencia de otro mundo). Se mantienen la convivencia entre ambas razas: los humanos, los felineses, o los ratócratas entre otros, y se crean conflictos interesantes donde entra en juego la marginación racial, el exceso de ambición, la traición…, una vez más, el tono amable e inocente que impregna el título hace que el efecto tenga menor trascendencia, y probablemente solo acabe teniendo más impacto entre una audiencia más joven; pero tampoco considero que sean malas historias las que vamos desentrañando a lo largo del camino, simplemente podría haber dado más de si, quizás con otro planteamiento.

 

Ni No Kuni 2 barco

 

Un reino de la nada

Una de las primeras mecánicas que podremos apreciar, y que difiere notablemente del primer Ni No Kuni es el sistema de combate. Ahora este se ha convertido en un Action RPG en tiempo real, donde controlando a alguno de los 6 personajes jugables que dispondremos, ejecutaremos ataques fuertes o rápidos a corta distancia, o abordaremos el combate desde la distancia con arcos, flechas o varas mágicas, haciendo uso del maná para ejecutar técnicas especiales o moviéndonos para esquivar los distintos ataques que nos lanzarán. El nuevo estilo de combate es mucho más rápido y dinámico que el del primer Ni No Kuni, lo que hace que también sean más breves los encuentros. Ahora ya no tendremos como en el primer juego aquel extraño sistema de reclutamiento de monstruos «Pokémon-Style-pero-no» que, en mi opinión, hizo más mal que bien, y en su lugar tendremos los «fofis» que son unas criaturas que también podremos reclutar pero cuyo papel será mucho más orientado a la asistencia durante los combates en vez de ser prácticamente la estrella principal en estos.

 

Ni No Kuni 2 fofis

 

Pero no solo serán los combates lo que nos sorprenderá de forma fresca, sino también lo que nos permitirá Ni No Kuni II cuando, llegado el momento, fundemos el Reino de Estivania. Y es que en la andadura de Evan por convertirse en Rey, tendrá que levantar un reino de cero, y nosotros tendremos que ocuparnos de toda la gestión de este, con los edificios a levantar, los aldeanos que colaborarán en cada uno de estos inmuebles, y donde destinaremos los ingresos que se irán obteniendo a lo largo del tiempo. No tiene en absoluto las opciones y complejidad de un City Builder, pero es muy probable que acabe siendo la parte más atractiva del juego para muchos. Las posibilidades de Estivania a medida que crece son muchas y a cada nuevo edificio podríamos tener desde una nueva herrería donde forjar las armas más poderosas, o centros especializados en magia donde conseguiremos nuevos hechizos que, además, se pueden aplicar en el terreno a medida que exploremos mazmorras y lugares recónditos.

 

Ni No Kuni 2 dragón

 

Para hacer crecer el reino será fundamental visitar todas las naciones del mundo de Ni No Kuni II, y convencer a distintos aldeanos a pasarse a vivir entre nuestros muros. Para ello tendremos que realizar muchas misiones secundarias, algo de lo que el juego está plagado. No engañaré si digo que muchas de estas son las típicas de recadero, pero probablemente la retribución que implican estos encargos directamente al progreso de nuestro reino, ya sea con nuevos aldeanos o con dinero para mejorar este, hace que muchas veces prefiramos seguir cumpliendo estas misiones que seguir la línea argumental principal. Habrá un buen surtido de encargos, desde eliminar monstruos a entregar objetos y otras varias que, aunque típicas, no suelen ser difíciles de cumplir o entender.

 

 

Otra de las grandes novedades son las «batallas campales», donde Ni No Kuni II cambia su estilo de combate por uno más «estratégico». Y es que llegará un punto en el que Estivania también tendrá que hacer gala de fuerza militar, y para ello Evan conducirá a un batallón bélico con hasta cuatro equipos de soldados donde tendrá que enfrentarse en terreno abierto contra maleantes, monstruos o ejércitos rivales. Estas batallas se desarrollan en el mapamundi, y tendremos que hacernos servir de distintas clases de unidades y aprovechar los puntos fuertes y débiles para avanzar y triunfar. Existe un triángulo de armas (el típico piedra-papel-tijeras) y otras tantas que servirán para ataques a distancia o defensa, y dispondremos de la posibilidad de construir cañones, torretas o bases en puntos concretos. Sin embargo esta nueva modalidad de combate, pese a resultar fresca inicialmente, también es una de las inclusiones que a largo plazo pierde atractivo y queda demasiado simplón para lo que podría ser.

 

Ni No Kuni 2 lucha

 

 

Un estilo permanente

No es ningún misterio que Ni No Kuni II replica el estilo artístico del primer juego para dar a este mundo de fantasía un estilo animado y colorido de excelente factura en muchos aspectos, desde ilustraciones hasta secuencias animadas y diseños in-game. Tanto personajes como muchos de los escenarios principales están diseñados con mucho encanto, y es de los exponentes más cercanos a la animación tradicional desde un estilo 3D. Algunas secuencias rayan un nivel muy alto, y las principales localizaciones (sobre todo en lo que se refiere a ciudades y poblados) cuentan con un diseño artístico muy atractivo y vistoso. Además, el juego pese a contar con muchas novedades como he comentado más arriba, también abraza al estilo más clásico de los JRPG, algo notable en la exploración y en detalles como la presencia de un mapamundi de corte clásico (cambiando el diseño de los personajes por uno más «chibi»).

 

 

Precisamente el juego parece querer abrazar constantemente esa situación de «clásico vs novedad» con continuos destellos aquí y allá de ambos, y en buena medida creo que lo consigue en un sentido positivo. A pesar de ello, también tiene aspectos mucho más deslucidos para el conjunto general. El mundo de Ni No Kuni II me ha dejado una impresión agridulce en cuanto a los escenarios. Las zonas más importantes, reinos y algunas localizaciones destacables como las principales mazmorras, se nota que han sido diseñados con cuidado. Sin embargo el juego cuenta con una gran cantidad de localizaciones secundarias como cuevas, bosques o templos que son clónicos y sin personalidad alguna. Por otro lado todo el atractivo del sistema de combate se ve ligeramente empañado por una cuestión que comentaré luego, y además por un diseño de enemigos repetitivo, que responde a la premisa de crear una serie de especies como base y sobre las que se van repitiendo constantemente en el juego. Seres como hadas, mocos, lobos…, hasta enemigos de mayor tamaño como dragones, gusanos de tierra o quimeras entre otros. Sé que en los JRPG tarde o temprano surgen variantes de monstruos ya conocidos con otros colores, más grandes o pequeños…, pero en el caso de Ni No Kuni II es algo ligeramente más acentuado sobre todo si lo comparas con el primero, el cual al darle más importancia a los monstruos, también los hacía más variados.

 

Ni No Kuni 2 ataque

 

 

Volviendo al plano técnico, algo que se conserva también respecto al primer juego es la calidad de la banda sonora orquestal, componiendo un buen elenco de piezas sinfónicas, rescatando algunos temas del anterior juego, conservando buena parte del encanto animado o la épica fantástica que ya deslumbraba en aquel. Podremos también seleccionar entre voces en inglés o en japonés, pero el juego cuenta con subtítulos en castellano para los jugadores hispano-parlantes. Eso sí, la fidelidad entre lo que dicen y lo que se lee es realmente baja, al menos con el doblaje inglés, cambiando incluso nombres de personajes. También me ha llamado la atención en la versión de PC que es la que he jugado, algunos problemas que deberían solucionar con futuros parches y que afectan tanto a aspectos del control como el rendimiento del juego. Desde problemas como no detectar el joystick derecho en el mando de XONE, o sensibilidad variable en ciertos puntos al rotar la cámara con ratón y teclado, hasta problemas de caídas de frames y stuttering cuando visitamos pueblos o en algunos combates. Muchos de estos problemas los puede solucionar el jugador tocando algunas cosas, pero es necesario que lo arreglen los desarrolladores, ya que puede resultar molesto y porque no debería ser el jugador el que lo arreglase toqueteando cosas fuera del propio juego.

 

Ni No Kuni 2 coraje

 

Un reinado inconsistente

Como dije, la irregularidad es la seña de identidad de este Ni No Kuni II. Es algo especialmente notable en aspectos como su dificultad, desprovistos de un selector para elegir si queremos encarar un reto difícil o más asequible, tenemos que hacernos valer con lo que nos dan, y siendo honestos, el juego es muy sencillo en la mayor parte de su recorrido, haciendo que el combate se vea en cierto modo desaprovechado y que solucionar muchos de los encuentros se reduzca a machacar botones. Hay, sin embargo, ciertos puntos donde los enemigos (incluso los regulares) adquieren más fuerza y resistencia, elevando la dificultad a cotas inesperadas (sobre todo porque empiezan a proliferar estos momentos llevados ya medio recorrido del juego y nos coge con la guardia baja), y a veces no se corresponde incluso el nivel de estos enemigos con la dureza y resistencia real que ofrecen. Aun con estos picos, sigue siendo por lo general un juego bastante asequible, y eso puede echar atrás a los más veteranos del género.

 

Ni No Kuni 2 pareja

 

En general la dificultad es una especie de resumen de lo que es el juego en general: una montaña rusa. Una amalgama de ideas que encuentra altos en sitios poco habituales, pero también bajos en lugares donde una compañía como Level-5 debería ser más diestra. La historia es otro ejemplo, donde a veces incluso resulta más interesante buscar ciudadanos para nuestro reino y conocer la historia detrás de ellos, que la historia principal de Evan a lo largo de las distintas regiones del mundo de Ni No Kuni II. De hecho, el simple factor de que Evan y sus amigos sean capaces de levantar un imperio de cero y sigamos manejando al joven chico que conocemos inicialmente de principio a fin sin que haya transcurrido apenas tiempo, da para cuestionarse las decisiones de desarrollo que han tomado en Level-5. Está claro que en muchos aspectos, al igual que el primer juego, trata de ser una fábula y que probablemente busquen empatizar con el público más joven, pero precisamente ese público podría haber recibido más de un mundo con tanto encanto e imaginación como este o el del primer juego, una historia menos condescendiente y mostrar una progresión más creíble. ¿Quizás un Evan pasando por varias etapas, desde un niño a un adolescente y finalmente un joven y adulto rey? Con el desarrollo dividido por capítulos del juego, ¿por qué no? Me lo creería mucho más…

 

Ni No Kuni 2 barrio

 

Y a pesar de muchas de las pegas que tiene, no puede decirse que Ni No Kuni II sea un mal juego, porque no lo es, y de hecho es probablemente más disfrutable de lo que estas palabras reflejan; pero es fallido en varios aspectos y quizás es lo que más duele al final. Su sistema de combate es más satisfactorio que el de la primera entrega, y a pesar de su abundancia, las misiones secundarias dan para mucho, y compensan una historia que, calculo que no da para más de 25-30 horas (algo más corto de lo habitual en el género), puesto que de las 40 que he jugado buena parte de estas se fueron en misiones complementarias. El gran aliciente es sin duda la de hacer crecer el reino de Estivania, el gran acierto del título y que al final supone una inesperada base donde sostener el peso del juego que, sin él, podía haber quedado bastante cojo, y aunque se alimente de esas misiones secundarias, la sensación de recompensa en muchas de estas y en el avance del reino, es más fuerte que el interés mismo de la historia principal, la cual sirve, sobre todo, para poder acceder a más lugares y conocer más personajes y potenciales ciudadanos para Estivania, aunque incluso en esto el juego se siente algo desaprovechado (tenemos por ejemplo toda una región nevada u otra desértica donde no hay casi nada importante que hacer ni lugares de interés que visitar fuera de tareas secundarias).

 

Ni No Kuni 2 vuelo

 

Lo que tengo claro es que Revenant Kingdom no está a la altura de la primera entrega, pese a contar con nuevas ideas que se agradecen para que, en combinación con aspectos más clásicos de los JRPG, den un soplo de aire fresco a esta clase de títulos; pero hay aspectos que en el primer juego se sentían mejor pensados. Se sentía una aventura más grande y más fascinante que la que nos ocupa, y no porque su estética fuese más sorprendente en aquella que en esta (como se puede ver, esta también derrocha calidad), ni porque Ghibli colaborase activamente (que en todo caso su labor no tuvo influencia en aspectos como la historia). Simplemente creo que Ni No Kuni II no ha encontrado la mejor historia a contar, ni el mejor modo de hacerlo, ni han sabido conjugar todas las ideas bien para dar un título más equilibrado y eficaz, y en general, crear lo que podía haber sido una gran obra referente. En última instancia, será un juego que se disfrute, será agradable y pasajero, pero no tengo expectativas a una mayor trascendencia.

Lo Mejor

- Audiovisualmente es precioso y encantador.
- Un sistema de combate directo, ágil y accesible que mejora a su predecesor.
- Reclutar aldeanos y hacer crecer Estivania será una de las propuestas más divertidas.

Lo Peor

- La historia peca de simple y excesivamente ingenua.
- La irregularidad que tiñe todo el título, desde la dificultad hasta el ritmo del desarrollo.
- Las batallas campales, pese a novedosas, acaban pecando de simples y repetitivas a la larga.

¿Qué te ha parecido?
LOL
0%
¡¿Qué?!
0%
&/$&%?*
0%
Me gusta
0%
Nope
0%
De Pacoteros para Pacoteros.