Análisis: Bayonetta 2

por Bayonetta en 6 mayo, 2018
Videojuegos
Detalles
Item Reviewed

Bayonetta 2

Autor
6 mayo, 2018
Género

Hack 'n Slash

Duración

Alrededor de las 11 horas

Creador/es

Platinum Games

Argumento

Bayonetta 2 es la segunda entrega del particular y genial videojuego hack 'n slash de Platinum Games. El juego, intenso, loco y tan duro como divertido, vuelve a estar protagonizado por la femenina y sexy bruja de Umbra.

En resumen, Bayonetta 2 es un juego que mejora todos y cada uno de los puntos que nos embrujaron del Bayonetta original y que sigue conservando esa lucha de ángeles y demonios con tacones, besos al aire y curvas de diversión.

Detalles

Plataformas: Nintendo (WiiU y Switch)
Lanzamiento: 24 de octubre de 2014
Jugadores: 1-2

Cuando se Perfecciona la Perfección

 

Bayonetta 2 es, como muchos saben, un título que no deja a nadie indiferente. Sea por su exquisita precuela y juego que dio origen al fenómeno, sea por la exclusividad del mismo en Wii U o simplemente porque te apodas como el juego, Bayonetta es la máxima expresión de un género que, desafortunadamente, no brilla tanto como debería. La bruja vuelve y como nunca.

Platinum Games, estudio responsable por el título que nos abarca, y la saga en general, nos presenta una secuela que nadie esperaba pero que muchos pedían a gritos. La trayectoria de un estudio con muchos de los miembros responsables por juegos legendarios del género, como Devil May Cry y, por supuesto, la primera parte de la saga, tenía todas las de ganar para presentarnos un caballo ganador. Y no solo lo ha hecho, si no que se ha excedido en dicho cometido. Y es que las expectativas no son pocas cuando un juego está firmado por Nintendo, Sega, Platinum Games e Hideki Kamiya, el equipo definitivo, el control absoluto sobre el título. Todo sea dicho, solo existe una forma de comenzar a hablar de un título así, y es por su jugabilidad, su control.

 

Jugabilidad

La jugabilidad es la estaca sobre la que se mantiene un título de estas características, y por ello mismo existen una serie de formas de jugarlo, sea por combinaciones de botones, quizás el uso del nuevo control táctil o, simplemente, por elección de mando. Nadie se puede quejar de que no puede jugar al título como quiere o de forma cómoda, el título y su control son tan flexibles como su protagonista.

El esquema se mantiene relativamente a la primera parte en lo que a acciones se refiere, con un par de ajustes que potencian lo ya visto. Repetimos la existencia de un botón para golpes, otro para patadas, entendiéndose que por «golpe» o «patada» también encaja usar lo que sea que nuestra bruja favorita lleve equipado en manos o pies, otro para disparar nuestras infalibles pistolas y, finalmente, el de salto.

Esto dentro del esquema principal, ya que quitando los cuatro botones principales y los sticks que cumplen la función de movernos o mover la cámara, como sería de esperar, contamos con cuatro gatillos o botones superiores que, aunque no estén en el «esquema principal», constan como tan o más esenciales para la experiencia y serán los que dicten las próximas líneas. Estos gatillos nos permitirán esquivar, uno de los pilares del título, burlarnos, que siempre viene bien, enfocarnos en un único enemigo, usar una nueva habilidad, los Ataques Climax, de los que hablaré más adelante y cambiar entre conjuntos de armas.

Y es precisamente este último punto que dota a Bayonetta 2 de una flexibilidad jugable inigualable, como su primera parte ya nos pudo demostrar. El concepto es el siguiente: Bayonetta, nuestra protagonista, puede llevar dos pares de armas, uno en manos y otro en los pies, a modo de tacón, lo que nos permite encadenar combos entre manos y pies de las formas más espectaculares. Este sistema, per se, ya es lo suficientemente espectacular, pero la grandeza viene en que no solo puedes equipar un set de armas, puedes llevar dos y cambiarlos en tiempo real con el botón arriba mencionado.

Esto multiplica la estrategia por cuatro, porque si ya había un componente estratégico en la combinación manos/pies, que según el jugador puede ir de llevar armas idénticas en manos y pies (como nuestro nuevo set de pistolas, «Love is Blue») a equiparse con dos espadas en las manos (las Rakshasa) y cualquier otra cosa en los pies, quizás más pesada (sorpresa, sorpresa!), gracias a este cambio su estrategia se debe extender a posibles combinaciones para salir de apuros rápidamente, con, por ejemplo, un par de armas más lentas pero más potentes como «Set B».

Hablando de gatillos, uno de ellos, como referí, nos permitirá esquivar, una de las bases del juego y un pilar de la recientemente bautizada como saga. Esquivar es esencial, más que nada porque Bayonetta 2 es un título puramente ofensivo, esto es, no se «defiende» como tal, esquivas los ataques y vuelves a cargar contra el enemigo. Si bien hay un par de objetos que, como en la primera parte, nos facilitan las operaciones defensivas o, simplemente, añaden la opción de ejecutar un Parry (contraataque al mismo tiempo que el enemigo), la base, de por si, es esquivar, ya que esto nos otorgará beneficios si lo hacemos en el momento adecuado.

Esquivar en el momento justo activará otra de las marcas de la casa, el «Tiempo Brujo», que ralentizará el tiempo durante un breve instante, después de haber esquivado el ataque, lo que nos permitirá no solo proporcionar un par de golpes extra de forma agraciada, como también nos dará un pequeño respiro para reincorporarnos a la acción que nos envuelve. Sin embargo, ruega subrayar que este Tiempo Brujo no nos hará invencibles ni intocables, aún podemos recibir daño si algún ataque ya estaba en trayectoria, lo que hará que jamás podamos bajar la guardia mientras esquivamos y asestamos golpe tras golpe en combos que exigirán no solo memoria, si no también buen ritmo y cambios entre armas para dominar todo su potencial y poder ejecutar «Ataques Maléficos» a voluntad, que no son más que los finales de ciertos combos, donde Bayonetta invoca algún ser del inframundo o aumenta el poder de su arma para propinar un golpe mucho más contundente.

bayonetta 2 inicio

Combos que, dicho sea de paso, no solo nos harán ganar puntos y Halos (la moneda del juego, que nos permitirá comprar objetos varios, como comentaré más adelante), si no que también, en función de la gracia, variedad y velocidad con que los ejecutemos y limpiemos zonas y zonas de enemigos, también nos otorgará una calificación entre zona y zona, para sumarlas todas al final del nivel y darnos la clasificación media. En este sentido, Bayonetta 2 es mucho más exigente en la necesidad de variedad de combos que su predecesor a la hora de puntuar qué tan bien lo hacemos.

Y no solo el juego nos califica en función a los combos, si no que, en función de qué tan bien nos movamos, llenaremos más o menos rápido la barra de magia de nuestra descarada protagonista, lo que nos dará una de dos vertientes como premio a dicha evolución, en contrapartida a la primera entrega, que solo nos daba una, los Ataques Tortura. Esto es, al llenarse la barra, si nos acercábamos a un enemigo, aparecía la indicación de que, con una combinación de botones podríamos ejecutar el susodicho Ataque Tortura, un ataque que, de forma espectacular, nos llevará a ejecutar lo que se nos indique en pantalla (generalmente presionar repetidamente algún botón) para destruir de forma instantánea a los enemigos más débiles y dejar malheridos a los más fuertes. Y ese aspecto se ha mantenido tan o más agresivo en su segunda parte, donde quizás ahora requiere maltratar menos el mando para alcanzar los mismos resultados.

Sin embargo, ahora existe un otro premio alternativo, en vez de presionar los botones indicados, si presionamos uno de los gatillos que mencioné anteriormente, entraremos en Clímax, un modo donde las armas que tengamos equipadas se verán magnificadas en sus ataques, ejecutándose como Ataques Clímax uno tras otro, durante el tiempo que tarde nuestra barra en vaciarse. Y dichos ataques, lejos de ser una «versión más fuerte» de los ataques normales, añaden estrategia y variedad en función del arma, lo que nos permitirá, por ejemplo, garantizar puñetazos gigantezcos a la orden del demonio aliado de Bayonetta, Madama Butterfly, como también, en caso de tener una espada, nos garantizará un alcance brutal y que barrerá todo lo que esté en su trayectoria, mientras se asiste de otros demonios que también hayan pactado con la Bruja de Umbra.

Todos estos detalles, ataques de brazos, ataques de pierna, esquivar, Tiempo Brujo, Ataques Maléficos, Ataques Tortura, el nuevo estado de Clímax, el Parry, caso esté disponible, el cambiar entre sets de armas y demases, cuando leído, puede parecer sobrecogedor. Sin embargo, basta verlo en movimiento para entender la magnanimidad con la que Platinum Games ha sabido encadenar y combinar todos estos aspectos de forma magistral para garantizar jugabilidad, ritmo y diversión sobre todas las cosas y sin complicar en demasía, ya que, aunque hayan centenas de combos diferentes, estos solo se realizan con dos botones y no requieren que movimientos imposibles con los dedos para ejecutarlos con gracia.

Y es que en la combinación fluida de todos estos elementos está la gracia del juego. Los enemigos a los que nos enfrentaremos, variados en forma y número, no atacarán todos de la misma forma ni tendrán las mismas debilidades. Del mismo modo, tampoco esperarán para atacarnos de uno en uno. Enemigos, Jefes, todos piden que, para sobresalir, los conozcamos al detalle para predecir y anticipar, así como saber a cuáles conviene destrozar con un ataque tortura para poder usar el arma que sueltan de modo a facilitarnos el resto de la pelea. No podemos enfocarnos en un único enemigo y tampoco conviene repetir el mismo combo una y otra vez, ya que si no nos penaliza algún enemigo más avispado, nos penalizará el juego en lo que a puntuación se refiere.

Ahora bien, ¿es importante la puntuación? Te puedes pasar el juego con puntuaciones de piedra, no por ello te impedirán ver la conclusión de la obra. Pero el fuerte de la saga Bayonetta está en la competición contra nosotros mismos, jugar, jugar y jugar en un conjunto de niveles y situaciones de lo más variopintas y espectaculares, buscando mejorar nuestra puntuación o que ni siquiera nos toquen en el intento, buscando ya no solo una satisfacción personal y la clasificación mejorada, si no la adición de más Halos a nuestra cuenta, de modo a poder comprar mejoras, trajes y objetos en la tienda de nuestro conocido vendedor en las Puertas del Infierno, Rodin.

La tienda de Rodin es una de las piedras angulares del título. Los que disfruten sacando el 100% tendrán aquí una mina de horas y horas de juego, mientras que los que busquen mejorar sus resultados o simplemente busquen el desafío supremo, tendrán qué encontrar aquí también. Encontraremos trajes para la bruja, que los hay en cantidad, muchos inspirados en las obras de Nintendo, con sus guiños e incluso modificaciones propias a la jugabilidad, como técnicas y accesorios nuevos que pueden cambiar radicalmente nuestra forma de jugar. Por ya no mencionar ciertas curiosidades y secretos que nos darán aún más desafíos y horas, si cabe.

Bayonetta 2 como Fox

 

Sin embargo, Rodin no nos venderá todo, las armas, ese componente tan esencial del juego, requiere un componente de exploración y algo de maña. Ya que, como en la primera parte, las armas estarán escondidas a lo largo de los niveles en forma de LPs Angelicales y no siempre enteros, por lo que tendremos que buscar los fragmentos para reconstruirlo y entregárselo a Rodin, que nos hará el favor de construirnos un nuevo juguete para expandir aún más nuestro repertorio de movimientos y posibilidades.

Dentro de lo que engloba Secretos y Exploración, también tendremos los típicos coleccionables, desde fragmentos de corazón, que al más puro estilo The Legend of Zelda nos expandirán la vida al recoger cuatro, hasta trozos de luna, que con dos expandiremos nuestra barra de magia. A parte de esto, también tenemos fragmentos de diario que nos expandirán el mundo de Bayonetta aún más. Pero, igual que con los LPs, existe otro «coleccionable» oculto por los niveles en mayor o menor medida, se trata de los Muspelheim, que espejan los Alfheim de la primera parte, unos portales que nos llevan al mundo que les da nombre, donde tendremos que enfrentarnos a diversos desafíos a cambio de una recompensa a posteriori. Es innegable recalcar, no obstante, que carecen de la dificultad o la escalabilidad en torno a la misma que tenían sus contrapartidas de la primera parte, quedando como añadidos curiosos que solo pocas veces te desafían realmente.

Y es hablando de desafíos cuando entramos en el apartado de la dificultad. ¿Es Bayonetta 2 más o menos fácil que su predecesor? La verdad, es una pregunta subjetiva, como tantas otras. Pero dentro de lo relativo, hay un par de puntos claros. A priori hay tres niveles de dificultad más los desbloqueables, siendo que los susodichos no tienen el mismo contrapunto que los originales (por ejemplo, en el primero perdías el tiempo brujo en las dificultades más elevadas, aquí no). Mientras que por otra parte, en Bayonetta 2 existen enemigos que de un único ataque te pueden destruir sin mucha dificultad, cuestión que en la primera parte se veía con algunos enemigos que tenían combos muy «mañosos» y esos mismos repiten aparición, por lo que se mantiene equitativo en ese sentido. Sin embargo, hay un par de diferencias que, por argumento o elección de diseño no han entrado a juego, como fueron los «Ángeles en Llamas» de la primera parte, que solo podían ser golpeados en Tiempo Brujo, quebrando el ritmo pero dando algo de dificultad. Factor para nada decisivo, pero sí recordado, sobretodo si vienes de jugar el primero.

Es inevitable tener en cuenta que, gracias a packs, promociones o simplemente por las ganas antes de que llegase, muchos jugaron o re-jugaron Bayonetta antes de hincarle el diente a Bayonetta 2, lo que se quiera o no, acaba por «facilitar» las cosas en el segundo, ya que el calentamiento ya está hecho. Y de cierto modo, así lo predijo Platinum Games, ya que comenzaremos con gran parte de las habilidades del primer juego, que se desbloqueaban por historia, en el segundo. Sin embargo, no se puede asumir que todos pasarían por ese túnel, por lo que el juego, aún así, tiene su dificultad bien escalada para entrenar a los recién llegados y, a la vez, dar sensación de progreso in crescendo para los más curtidos.

Sin lugar a dudas, «in crescendo» es como se pueden describir los combates y sobretodo los combates contra jefes en esta entrega, desde el minuto uno, todo el juego exclama superioridad y epicidad inigualables, con situaciones más y más espectaculares, buscando sorprender y ofrecer desafío a la vez. La base es la misma, pero el plato sobre el que se ofrece cambia constantemente, sorprendiendo tanto visual como jugablemente, el juego busca recompensarte progresivamente con la idea de que lo dominas a la perfección en las situaciones más variopintas y que, tras el caos, puedas exhalar durante un breve segundo de paz para volver a adentrarte en un combate contra enemigos 10 veces más grandes que tu mientras el escenario se derrumba a tu alrededor. Magistral es la palabra, una combinación sublime repleta de desafío.

Finalmente, es en el multijugador del título donde tendremos la opción de combinar sublimemente con un amigo mientras lo desafiamos al mismo tiempo. El juego cuenta con un modo llamado «Clímax Múltiple», que desbloquea fases del mismo a medida que pasamos la historia principal. Es un modo «Cooperativo-Competitivo», donde nos aliamos a otro jugador para destrozar ángeles mientras competimos por la mejor puntuación, puntuación que se puede mejorar a la vez que apostamos Halos a favor del que más enemigos venza. Pero claro, a más halos apostados, mayor dificultad. Como si fuera poco, puedes jugar con la máquina mientras esperas a cruzarte con otro ávido brujo esperando asistir en el proceso.

 

Historia

La historia de Bayonetta 2 es muy suya, tanto, que incidir lo más mínimo en ella sería un spoiler múltiple que nadie merece sufrir si te gusta la temática o el juego per se.

Es fácil recordar la primera parte y la confusión que creaba su historia a muchas personas, el juego buscaba que, al rejugarse, se acompañase con las cinemáticas, al ser una de esas historias recursivas donde cuanto más la ves, mejor la entiendes. Y la premisa, una vez entendida, era bastante interesante.

En la segunda parte, la base se mantiene, estamos en un mundo que corresponde a nuestra actualidad, donde, en paralelo, conviven otros mundos, como son Inferno, Paradiso y Purgatorio, responsables los dos primeros por los Demonios y Ángeles, respectivamente y con sus localizaciones propias y el tercero siendo, más bien, una realidad paralela a nuestro mundo que transcurre en simultáneo.

Nuestra protagonista, Bayonetta, es una Bruja de Umbra, un antiguo clan de Brujas que se dedicaba a guardar los secretos de la oscuridad y cuya existencia se basa en los pactos con los demonios y el tributo a la Luna. A la par, tenemos a los Sabios de Lumen, la antítesis de las brujas, seres que optan por la Luz y pactan con Ángeles. Nuestra heroína se dedica, básicamente, a matar ángeles por diversión, deporte y para semi-ganarse la vida, hasta que las cosas cambian.

bayonetta 2 pelea

Es una premisa que, explicada, pierde un poco, pero sin duda atractiva cuando se le ve cubierta por esa exuberancia e impertinencia que rodea a nuestra Protagonista. Y es en esos toques de humor y desentendimiento que brilla la genialidad de la puesta en escena de Bayonetta y Bayonetta 2, sobretodo en este segundo, donde veremos a la bruja enfrentarse a situaciones más agudas de lo normal y, aún así, encararlas con su carácter peculiar que nos arrancará más de una sonrisa mientras el propio mundo que le rodea también tiende a faltar a la seriedad en momentos claves. La mezcla perfecta de epicidad y humor.

Humor omnipresente pero con buen tacto, te hará inclinar la cabeza e incluso reír con algún chiste malo ocasionalmente, mientras que en otras recurre al «típico humor japonés». Bayonetta 2 no deja de ser un juego que, aunque tiene una base «seria» en la historia y está hecho con mucha seriedad, no se toma en serio a sí mismo, lo que le dota de situaciones más y más brillantes o surrealistas, si se quiere. Lo inesperado una y otra vez, sin caer en lo vulgar.

Argumentalmente, poco se puede decir sin caer en el feo detalle de arruinar una buena sorpresa. Pero sí se puede remarcar que no dejará a nadie indiferente. Es necesario haber jugado al primero para entenderla? No, no lo es. Pero sin duda gana enteros si se conoce el trasfondo, ya que, cómo decirlo, está todo muy bien encajado.

 

Apartado Visual

Los chicos de Platinum Games logran deslumbrar «con tan poco», como se suele decir, y esta vez depurando al máximo lo que se le podía achacar al primero que resulta sorprendente cuando se mira detenidamente.

Atacando primero lo técnico, tan de moda en estos días, Bayonetta 2 sorprende a 720p y 60FPS a todo momento. El juego mantiene el ritmo y tasa de frames que le dota de una fluidez envidiable y que es necesaria, casi como oxígeno, para un juego de estas características. Bastaría esto, que fuese endiabladamente funcional para que sea considerado sobresaliente en lo que al ojo se refiere, pero no, va más allá y también busca entretener al ojo con el arte que le acompaña.

El apartado artístico eleva el resultado más aún, siendo el reflejo de luna que necesitaba el fluido río técnico para deslumbrar incluso la mirada del más incauto. El primer juego de esta saga se podría describir en «tonos oscuros», «rojo» y «atmósfera sombría». Bayonetta 2 corrige y se opone a todo esto, siendo que el juego es mucho más claro, lúcido y resultón en juegos de luces mientras ilumina algo más los escenarios al no centrarse tanto en la atmósfera umbra de la primera parte, mientras dota al juego del tono «azul» que distingue a esta entrega.

Y esa es la palabra con la que se puede definir el juego, «Azul» y no de forma sobresaturada. El juego tiene cielo estrellado, luna, mar, lagos, fuentes, la propia Bayonetta, sus pistolas (incluso en el nombre), la música. Todo hace referencia al Azul, color que encaja incluso con la trama si lo entendemos adecuadamente. Todo mucho más despampanante y nítido, todo mucho más… Azul.

Los escenarios y los enemigos, estando ahora más nítidos, buscan, en el caso de los primeros, mayor expansión y sensación de libertad y apertura, mientras que en el segundo buscan dar diversos prismas a lo que nos enfrentamos, que varia de diversas maneras a lo largo del juego. Aquellos que, por algún motivo no encajaban el apartado artístico del primero, seguro encontrarán el segundo más agradable por los motivos referidos, y aquellos que ya estaban encantados, pueden contar con que tendrán mucho más que colocar en sus wallpapers de ahora en adelante, está todo definido y cambiado en justa medida.

Finalmente, si algo notoriamente ha cambiado, ha sido nuestra Bruja. Que se ha sometido a un cambio de look que, muy honestamente, le viene a mejor y permite mucha más versatilidad con los diversos diseños, a la par que acompaña mucho mejor el tema de invierno y navidad que desprende el juego.

 

Bayonetta luce un estilo que refleja su carácter en esta nueva entrega, mucho más maduro pero lejos de dejar de ser fiel a sus orígenes. La bruja está deslumbrante y mucho más expresiva en esta entrega.

Bayonetta 2 hablando

Sonido

Como nos tiene acostumbrados, Platinum Games acompaña su obra con un repertorio musical de lo más variado, que no hace más que resaltar lo, ya de por si, extraordinario del título.

El juego cuenta con 183 músicas, que van desde la ya popular «Tomorrow is Mine», pasando por la genial y acorde adaptación de «Moon River» hasta una serie de músicas que ambientan nuestro ritmo en los más variopintos combates.

Pero claro, para muestra, mejor la prueba:

 

Siendo un apartado que solo se puede resumir como «hace falta vivirlo», más que cualquiera de los otros, recomiendo el paso por cualquier lista que resuma las pistas del juego si no tienen acceso al mismo o incluso si entre el caos de la batalla no hubo tiempo para fijarse en lo que nos acompañaba el oído. Si bien es cierto que las buenas bandas acompañan y se recuerdan, no siempre se notan, las malas siempre se notan y no por los motivos más indicados, y aquí el caso es más bien el primero, soberbio y a juego con los movimientos de la Bruja.

Por último, mención especial a la dobladora inglesa de Bayonetta, Hellena Taylor, que una vez más ha sabido plasmar la irreverencia y carácter del personaje de forma magistral, dotándole de vida y personalidad únicas.

 

Conclusiones

Bayonetta 2 es, sin lugar a ninguna duda, el producto más redondo que han exportado de esa fábrica de juegazos que es Platinum Games. Eximiendo en todos los apartados, mejorando lo que parecía inmejorable y elevando el género a un nuevo nivel.

Un juego extremadamente rejugable, que te recompensa por tus esfuerzos a la vieja usanza, premios por jugar, no por pagar. Guiños a las dos compañías que lo acunan, Sega y Nintendo y la excelencia a la que nos tiene acostumbrados Hideki Kamiya no podían ser para menos, aunque esta vez lo dirija Yusuke Hashimoto, un hombre que ha llevado a cabo un trabajo tan excelso que nos deja entrever, sin posibilidad de duda, el por qué de ser el hombre de confianza del Maestro Kamiya para su niña mimada.

Con tan poco se puede aspirar a tanto, y así es el sistema jugable de Bayonetta. Simple a priori pero extremadamente complejo cuando se busca el detalle. Un sistema a prueba de balas, pulido y pulido hasta que el juego, cual claro de luna, refleja el amor y detalle con el que se trabajó el que ahora está considerado como uno de los mejores juegos jamás creados, precisamente por su jugabilidad, la piedra angular de cualquier videojuego.

La jugabilidad en su máxima expresión, han de pasar años hasta que pueda nacer otro título que pueda despojar a este de su trono más que merecido, aunque ya habíamos asumido lo mismo con la primera parte. Esperemos que, aunque improbable, sea la tercera parte la que arrebate el título a la Reina del Género.

Bien lo dice el título del tema principal, «Tomorrow is Mine» o «El Mañana me Pertenece» en la lengua de Cervantes. Y así es, el hoy y el mañana del género están en las manos de la Bruja de Platinum Games, un título simplemente magistral. Una Obra Maestra de la Jugabilidad.

 

bayonetta 2 banner

Lo Mejor

- Hack and Slash en su máxima expresión, se ha refinado lo que ya de por si era genial.
- La esencia y sentido del humor se mantienen.
- La presentación y variedad visual del título, por encima de su antecesor.
- Visualmente excelente considerando el hardware, prioritizando el frame rate sobre todo.

Lo Peor

- Si pensabas que la historia de la saga se iba a aclarar en la secuela, te vas a llevar una desilusión.
- La cámara te puede jugar malas pasadas muy de vez en cuando.
- Podría tener alguna cosilla más para incentivar la rejugabilidad.

Calificaciones
Nota del autor
Nota de los lectores
Califica aquí
Gráficos
10
9.5
Jugabilidad
10
10
Controles
10
10
Historia
10
9.0
Banda sonora
10
10
En resumen:

Bayonetta 2 renueva la perfección que generó Bayonetta 1.

10
Total del autor
9.7
Total de los lectores
1calificación
Has calificado esto
¿Qué te parece?
LOL
100%
¡¿Qué?!
0%
Meh...
0%
Triste
0%
&/$&%?*
0%
De Pacoteros para Pacoteros.